Adivina quién vino a cenar la otra noche

0

Más allá del nombre de mi inesperado visitante nocturno, el caso es que le encontré echado en una esquina visiblemente desconcertado ante el hecho de toparse conmigo sin saber qué hacer. Le abrí la puerta, y mi efímero huésped no se movía un centímetro, sólo me veía como esperando no se qué.

Possum

Resultó ser un encuentro más grato que el haber entrevistado a tantos de esos políticos que en mi país se han servido del poder

Compartí en redes sociales la experiencia de haberme topado hace tres días con la visita inesperada de una zarigüeya en la cocina de mi casa en Burbank, CA. Supongo que buscaba la comida colocada en una esquina para mi querido gato Vittorio, aprovechando que había dejado abierta la puerta que conecta con un pequeño patio, aunque según leo en diferentes fuentes estos animales serían vegetarianos.

Mucha gente me dijo que “no se trataba de una zarigüeya, sino un tlacuache”.

Hasta donde entiendo, “tlacuache” es el nombre de origen nahuatl que se le otorga a este animal en México, conocido también como zarigüeya u Opossum y que recibe otros nombres en diferentes países.

Más allá del nombre de mi inesperado visitante nocturno, el caso es que le encontré echado en una esquina de mi cocina visiblemente desconcertado ante el hecho de toparse conmigo sin saber qué hacer. Le abrí la puerta, pero mi efímero huésped no se movía un centímetro, sólo me veía como esperando no se qué.

Después de alrededor de 45 minutos, un amigo llegó a casa y con una caja de cartón, me ayudó a regresarlo con delicadeza y sin mayor problema a su destino.

No me pareció ser un animal de buen aspecto, para ser honestos, pero me inspiró mucha ternura. Al principio, con miedo mutuo, me veía y yo lo veía como si quisiéramos comprendernos. Le decía que entendía que éramos nosotros, los humanos, quienes habíamos invadido su hábitat, que tenía todo el derecho del mundo de salir a buscarse la vida y que no estaba yo enojado de que se haya atrevido a meterse hasta la cocina.

Me resulto de hecho un encuentro mucho más agradable que las entrevistas que a lo largo de mi carrera periodística le he tenido que realizar a otro tipo de animales que atacan de mil formas a la gente desde el poder político.

Les dejo con un breve y casero video que registró parte del momento, para compartirlo con ustedes “Entre Noticias”.

 

Rubén Luengas/Entre Noticias

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder