António Guterres asumió la Secretaría General de la ONU

0

Su llegada al máximo cargo de la organización de 193 Estados miembros se produce en un complejo contexto global, marcado por la continuidad de sangrientos conflictos, el accionar del terrorismo, el impacto del cambio climático y las crecientes desigualdades entre los países y dentro de los mismos.

onu

Guterres se ha convertido en el noveno secretario general en asumir esa responsabilidad en 71 años de historia de la organización.

Las Naciones Unidas inauguraron hoy el 2017 con la asunción de su nuevo secretario general, el portugués António Guterres, quien estrenó el cargo con un llamado a que “hagamos de la paz nuestra prioridad”, “nuestro objetivo y nuestra guía”.

Con un video grabado en inglés, francés, español y portugués, el sucesor de Ban Ki-moon, el diplomático surcoreano que abandonó la dirección de la ONU tras una década, no mencionó ninguno de los conflictos armados actuales, según reprodujo la agencia EFE

Guterres también destacó que “de esas guerras nadie sale vencedor, todos pierden” y que los “billones de dólares” que se gastan en ellas sólo “exacerban ” los ciclos de violencia y desconfianza.

“Los exhorto a todos a que, conmigo, se comprometan con la paz hoy y todos los días. Hagamos que 2017 sea un año para la paz”, concluyó el nuevo número uno de la ONU, quien permanecerá en el cargo al menos durante los próximos cinco años.

La llegada del Guterres, un veterano diplomático con una reconocida trayectoria política en la socialdemocracia europe, a la ONU fue producto del consenso de los 15 países que integran el Consejo de Seguridad del organismo, luego de un arduo proceso de selección que se extendió a lo largo de más de tres meses.

Durante las seis rondas de votación, el ex primer ministro portugués, que también estuvo al frente de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), siempre se colocó como el candidato favorito de un pelotón de 13 aspirantes, entre la que estaba la canciller argentina Susana Malcorra.

Finalmente, en abierto desafío al criterio histórico de rotación continental que indicaba que el sucesor de Ban debía salir de algún país de Europa del Este, y tratando de evitar un eventual veto por parte de algunos de sus miembros permanentes, el Consejo de Seguridad anunció el 5 de octubre pasado que había arribado a un acuerdo para proponer al portugués como secretario general.

Una de las cuentas pendientes que dejó su ascenso al máximo organismo diplomático global fue la demanda de diferentes sectores de la sociedad civil que pedían que fuera una mujer quien, por primera vez en 71 años, estuviera al frente de las Naciones Unidas.

Guterres no es extraño para la ONU. En 2005 fue nombrado Alto Comisario de la ONU para los Refugiados (ACNUR), un puesto que ocupó hasta 2015 y desde el que tuvo que afrontar la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

Tuvo que hacer frente al recrudecimiento de conflictos como el de Siria, a la presión de los flujos migratorios en Europa e incluso a la relación que algunos establecieron entre los refugiados y el terrorismo, pero esa difícil tarea le permitió ganar prestigio y contactos a nivel internacional.

A lo largo de estos desafíos, trabajó codo a codo con su ahora antecesor, Ban Ki-moon.

Tras los dos mandatos de Ban, la imagen de una ONU ineficaz, en la que sólo se firman acuerdos prenegociados y se sacan las fotos de rigor se consolidó.

El liderazgo del diplomático surcoreano de 72 años también quedaron teñidos por el escándalo que desató un encubrimiento de abusos sexuales cometidos por soldados de paz contra mujeres y niños.

Según sus propias palabras, su mayor legado es haber logrado que casi 200 países ratificaran el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, que compromete a los firmantes a reducir las emisiones contaminantes para evitar el calentamiento global.

Ban abandonó anoche la ONU con una despedida al estilo neoyorquino.

Fue el invitado especial del alcalde Bill de Blasio para apretar el botón que simbólicamente inicia la cuenta regresiva del reloj para la medianoche y la caída de la bola luminosa gigante en la famosa fiesta de Times Square, en el corazón de la Gran Manzana.

“En un momento en que el mundo parece cada vez más fracturado, dividido y desconectado, destacar la labor de las Naciones Unidas en nuestra celebración global es muy importante”, explicó en un comunicado.

Entre Noticias/Agencias

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder