Democracia secuestrada: lazos turbios entre campañas de Trump y el Brexit

0

Un documento "confidencial" revelaría los vínculos oscuros entre el "misterioso" gran donante de Donald Trump, Robert Mercer, el estratega del magnate en su campaña y ahora en La Casa Blanca , Steve Bannon y las campañas del Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

brexitandtrump

¿Ingeniería social, propaganda psicológica de alta tecnología y vínculos turbios entre ajedrecistas del poder?

Un documento legal secreto muestra que dos campañas del Brexit pudieron haber sido ilegalmente coordinadas bajo la dirección del donante más importante de Donald Trump, Robert Mercer.

El documento confidencial muestra cómo la firma de base de datos de Cambridge Analytica, que fue contratado por Leave.EU durante la campaña electoral británica, compró la licencia de propiedad intelectual de AggregateIQ, retenida por Vote Leave, informó Carole Cadwalladr por The Guardian.

En forma paralela, con 13,5 millones de dólares invertidos, Mercer fue el donante que más contribuyó en la campaña del magnate republicano Donald Trump: “Es el dinero detrás de Donald Trump”, escribió el diario británico The Guardian en un reciente perfil de Robert Mercer.

Hasta hace breve tiempo, pocas personas sabían quién era Robert Mercer, un matemático y científico de la computación que se convirtió en el gerente de un multimillonario fondo de inversión de alto riesgo llamado Renaissance Technologies.

Carole Cadwalladr ha estado investigando los vínculos entre la campaña Trump y las campañas del Brexit a través de Cambridge Analytica, lo que según Cadwalladr conduce directamente a Robert Mercery y a su muy cercano colaborador, Steve Bannon, quien se desempeña ahora como jefe de estrategia del presidente Donald Trump. Mercer es también uno de los principales accionistas de Breitbart News, el sitio de derecha dirigido, hasta antes de asumir su actual cargo, precisamente por Bannon.

Las leyes británicas prohíben la coordinación paralela de diferentes campañas electorales a menos que sus gastos sean declarados de manera conjunta y trasparente, con el propósito de evitar la “compra de las elecciones“, lo que según la investigación de Carole Cadwalladr publicada en el periódico The Guardian parece haber ocurrido durante la campaña Brexit: “El gran robo del Brexit Británico: cómo nuestra democracia fue secuestrada“.

La investigación cita una advertencia en ese sentido del M16, el Servicio de Inteligencia Secreto Británico.

“La conectividad que es el corazón de la globalización puede ser explotada por los estados con intenciones hostiles para promover sus objetivos. (…) Los riesgos que están en juego son profundos y representan una amenaza fundamental para nuestra soberanía”. (Alex Younger, Jefe del Servicio Secreto británico (MI6), diciembre 2016).

 
Cadwalladr ha venido cuidadosamente jalando los hilos que conectan a esas poderosas figuras en la campaña Trump y la que impulsó el referéndum a favor del Brexit. Los nombres han surgido de la investigación y hay varias empresas que se mencionan, entre ellas, el Grupo SCL, Cambridge Analytica, ya mencionada y AggregateIQ.

Están personas como Steve Bannon, Alexander Nix, Christopher Wylie, ASI Ciencia Datos, Nigel Farage, etc, y por supuesto Donald Trump. Los detalles del cruzamiento de personajes y empresas, le permite decir, entre otras conclusiones, que “la compañía que ayudó a Trump a alcanzar el poder se ha adjudicado contratos en el Pentágono y el Departamento de Estado. Su ex vicepresidente, Steve Bannon, ocupa de hecho un lugar privilegiado en la Casa Blanca.

Según The New Yorker, Robert Mercer invirtió millones de dólares en Cambridge Analytica para crear perfiles psicológicos de los usuarios de Facebook basados en sus preferencias y “likes” en las redes sociales. Y luego utilizarlos para elaborar y enviar los mensajes de la propaganda más persuasiva.

Según declaraciones del CEO de la firma, Alexander Nix, reportadas por el New Yorker, Cambridge Analytica logró crear perfiles de doscientos veinte millones de votantes estadounidenses. Esas personas a las que Donald Trump les habló durante meses hasta convencerlos de que era la persona que debían elegir para la Casa Blanca. Trump sabía perfectamente bien lo que el electorado quería escuchar. Lo sabía porque se lo dijo Cambridge Analytica. Se lo dijo Robert Mercer.

Ver también en inglés: Secret document reveals shady ties between Trump megadonor Robert Mercer, Steve Bannon and Brexit

Entre Noticias

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder