El indulto de Trump a Arpaio: el racismo perdona al racismo | Por Rubén Luengas

0

El megalómano exalguacil del Condado de Maricopa en Arizona, enamorado de las cámaras y de su imagen del alguacil más duro de Estados Unidos, recibió un indulto otorgado por el no menos megalómano, presidente Donald Trump

El perdón otorgado por Trump a Arpaio, se informó a través de un comunicado de la Casa Blanca en el que sedestaca la carrera del exalguacil dentro del Ejército.

Por Rubén Luengas

Había sido declarado culpable en julio pasado de desacato criminal por desobedecer las órdenes de un juez federal estadounidense que le prohibía a él y a sus agentes realizar redadas y detener inmigrantes indocumentados basándose en su perfil racial. Sin embargo, el megalómano exalguacil del Condado de Maricopa en Arizona, enamorado de las cámaras y de su imagen del alguacil más duro de Estados Unidos, recibió un indulto otorgado por el no menos megalómano, presidente Donald Trump, por lo que Arpaio debe estar teniendo: “a very nice weekend”.

No obstante su pasado estará siempre reprochando su presente, aunque Arpaio haya dado muestras claras de no tener conciencia, esa que “es a la vez testigo, fiscal y juez”.

Arpaio es “another brick in the wall” (otro ladrillo en el muro) de todo un sistema de creencia supremacista anidado en la psique de una buena parte de estadounidenses, que ha salido muy desinhiibidamente de sus guaridas a raíz del triunfo de Donald Trump.

El perdón otorgado por Trump a Arpaio, se informó a través de un comunicado de la Casa Blanca en el que sedestaca la carrera del exalguacil dentro del Ejército.

“La vida y la carrera de Arpaio, que comenzó a la edad de 18 años cuando se alistó en el Ejército después del estallido de la Guerra de Corea, ejemplifican el servicio público desinteresado”, indica el comunicado.

 

“El alguacil Joe Arpaio tiene ahora ochenta y cinco años, y después de más de cincuenta años de admirable servicio a nuestra nación, es digno candidato para un perdón presidencial”, apuntaron en el documento.

 

Arpaio, uno de los primeros entusiastas partidarios de Trump, fue declarado culpable por un delito menor federal después de que un juez descubriera que había desobedecido una orden judicial sobre las redadas contra sospechosos migrantes indocumentados.

Decíamos que Arpaio es “otro ladrillo en el muro” de todo un sistema de creencias que tiene que ver directamente con la supremacía blanca, antes que con el cumplimiento de la ley.

Una de las voces que han salido a defender el indulto otorgado a Arpaio, es nada más y nada menos que el secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach, el racista peligroso que asesora a Trump sobre el plan del muro fronterizo con México, y quien trabajó por contrato para el departamento del sheriff del condado de Maricopa, ganando $ 300 por hora, para entrenar a agentes del alguacil sobre cómo arrestar a inmigrantes “ilegales” sospechosos, seis meses antes de ser elegido secretario de Estado, cuando trabajaba como abogado privado, según revelara Journal-World en abril de 2010:

“El candidato republicano a la secretario de Estado Kris Kobach, no sólo ayudó a escribir la nueva ley de inmigración de Arizona, (SB-1070) sino que ha estado trabajando por $ 300 por hora para entrenar a agentes del orden público en los procedimientos de detención de inmigrantes ilegales sospechosos”.

 

Pero lo más grave sobre Kris Kobach, quien aspira ahora a ser gobernador de su Estado, es que ha trabajado para un grupo de odio racista cuyo objetivo declarado es reducir, no el número de inmigrantes indocumentados, sino el número de personas no blancas en Estados Unidos.

Kobach ha sido abogado de Immigration Reform Law Institute, el brazo legal de la organización Federation for American Immigration Reform, FAIR, que el Southern Poverty Law Center clasifica como un grupo de odio, fundado en 1979 por John Tanton quien escribió:

“Gobernar es poblar. ¿La mayoría actual entregará pacíficamente su poder político a un grupo simplemente porque éste es más fértil? Mientras los blancos ven declinar su poder y el control de sus vidas, ¿se conformarán con desaparecer silenciosamente en la oscuridad o habrá una explosión?”.

 

FAIR ha recibido, según varios reportes publicados, más de un millón de dólares de financiamiento de una organización llamada Pioneer Fund, que se describe a sí misma como un grupo formado en la tradición evolutiva de Charles Darwin y de Francis Galton considerado este último el padre de la eugenesia por impulsar la aplicación de la selección artificial del ser humano para mejorar la raza.

Durante los últimos 70 años, el Pioneer Fund ha financiado controvertidas investigaciones sobre raza e inteligencia con el propósito de demostrar “la superioridad de la raza blanca”. El mandato original del grupo era promover los genes de aquellos que pudieran ser considerados descendientes de las personas blancas que se asentaron en las primeras trece colonias antes de que se adoptara la Constitución de Estados Unidos.

Ciertamente Arpaio se convirtió un símbolo de los halcones de inmigración por su papel protagonista en la cruzada contra los indocumentados que libraron las autoridades de Arizona hace unos años y que tuvo su momento cumbre con la entrada en vigor de la SB1070, en 2010, una ley que autorizaba a la policía a hacer detenciones de acuerdo al perfil racial de los sospechosos. Pero no deja de ser sólo “otro ladrilla en el muro” de un sistema patológico de creencias basado en la afiliación sanguínea.

Lo que ha ocurrido este viernes con el indulto del presidente Trump a Joe Arpaio, es la crónica de cómo el racismo indultó al racismo.

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder