Hope Hicks: exmodelo convertida en directora de comunicación de la Casa Blanca

A sus 28 años, Hope Hicks se convierte en la nueva directora de Comunicación de Trump, una función que venía desempeñando como interina pero que ahora asume plenamente, según informaron diversos medios estadounidenses citando a un portavoz oficial.

Tiene 28 años, formó parte del equipo de campaña y es amiga de Ivanka, la hija del presidente para quien trabajó y hasta modeló su linea de ropa.

Trabajaba en el piso de 25 de la Trump Tower de Nueva York donde Ivanka desarrollaba su línea de ropa, cuando recibió una llamada de la secretaria personal de Donald Trump. Cuentan que vestía como la propia Ivanka y que posó incluso como modelo para el blog de su colección de moda.

“Estoy pensando en presentarme a las elecciones presidenciales y tú vas a ser mi jefa de prensa”, le anunció Trump rodeado de sus asesores. Su candidatura aún no era oficial, pero el multimillonario ya estaba maquinando su carrera hacia la Casa Blanca.

Sin experiencia política antes de unirse a la campaña, Hope Hicks, de 28 años, es oficialmente directora de comunicaciones de la Casa Blanca del presidente Donald Trump.

Siendo adolescentes, Hicks y su hermana, Mary Grace, fueron modelos exitosas. Hicks posó para Ralph Lauren y apareció en la portada de “It Girl”.

Nacida en Greenwich, un pueblo ubicado en Connecticut, Hopes se graduó en Literatura Inglesa de la Southern Methodist University y proviene de una familia con experiencia en las relaciones públicas, ya que sus dos abuelos trabajaron en ese medio y su padre, Paul Hicks, fue el vicepresidente ejecutivo de comunicaciones y relaciones públicas de la NFL.

Desde la investidura de Trump Hicks ya actuaba como encargada de comunicación estratégica, con el mismo sueldo que el de los principales asesores de Trump, ganándose la confianza del presidente por su actuación en crisis como la partida de James Comey. Durante la visita al Vaticano, Hicks fue una de los pocos asesores en conocer al Papa. Sean Spicer, entonces su jefe, quedó fuera pese a que había expresado su ilusión por el encuentro.

Hicks ocupa ahora una posición muy importante y poderosa dentro del gobierno de Trump. Mientras trabajaba como secretaria de prensa del entonces candidato republicano, Hope Hicks vivía en un apartamento de Trump en Manhattan, según reportes de prensa.

Hicks dijo recientemente a la prensa que “el presidente Trump tiene una personalidad magnética que emana energía positiva y muy contagiosa para quienes le rodean”.

¿Será que esta joven sin experiencia política solucionará los problemas de comunicación que ha tenido la administración Trump durante sus ocho meses de existencia?.

Entre Noticias/Agencias

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder