Demanda contra la Policía de Chicago por abusos contra afroamericanos y latinos

0

En Estados Unidos, el número de jóvenes negros muertos a manos de la policía es cinco veces mayor al de víctimas de raza blanca. En 2015 se registró una cifra récord de muertes. Cerca de un 25 por ciento de los afroamericanos abatidos estaban desarmados.

Se aconseja a los agentes a actuar de manera cuidadosa con las pistolas “taser”, limitando su uso a tres descargas eléctricas.

La Unión de Libertades Civiles (ACLU), de Illinois, demandó ayer ante una corte federal al Departamento de Policía de Chicago por el uso de fuerza excesiva contra afroamericanos y latinos con discapacidades, habiendo utilizado en dichos abusos pistolas eléctricas tipo “taser”.

La demanda alega que la Policía ha maltratado a las minorías durante décadas en Chicago, y que los afroamericanos y latinos han sido víctimas de tiroteos y otra violencia policial “de manera desproporcionada”.

“La ciudad de Chicago despliega oficiales de policía con armas de fuego y ‘taser’, pero no los capacita para resolver conflictos sin apelar a la violencia, lo que pone en peligro a residentes y testigos”, señala.

El uso de las pistolas eléctricas es considerado abusivo, y en algunos casos ha provocado daños graves a quienes reciben descargas reiteradas.

Los abogados piden al juez que ordene a la Policía poner fin a sus actuales políticas y prácticas “de uso de fuerza ilegal”, porque cuando actúa contra afroamericanos o latinos, “la discapacidad es ignorada o citada para culpar a la víctima”.

El Departamento de Policía de Chicago aprobó este año límites al uso de la fuerza en sus procedimientos, en particular cuando se vea obligado a disparar contra los sospechosos.

Los cambios fueron exigidos por grupos que abogan por los derechos civiles y humanos y critican el uso excesivo de fuerza letal contra las minorías en Chicago.

Las nuevas disposiciones dictan que cuando se use la fuerza debe ser de manera “objetiva, razonable, necesaria y proporcional”.

Asimismo, los agentes solamente pueden disparar contra una persona que huye, como último recurso y si ven una “amenaza inminente” de muerte o de lesiones graves contra un policía u otra persona.

Antes, un oficial podía disparar su arma en cualquier caso en que el sospechoso huyera tras cometer o tratar de cometer un delito usando un arma.

La definición de fuerza letal no se limita al disparo del arma de reglamento del policía, sino que también se considera letal golpear en la cabeza al sospechoso con un arma, o aplicarle una llave de estrangulamiento.

También se aconseja a los agentes a actuar de manera cuidadosa con las pistolas “taser”, limitando su uso a tres descargas eléctricas.

Violencia policial en Chicago

En Estados Unidos, el número de jóvenes negros muertos a manos de la policía es cinco veces mayor al de víctimas de raza blanca. En 2015 se registró una cifra récord de muertes. Cerca de un 25 por ciento de los afroamericanos abatidos estaban desarmados.

Entre Noticias/Agencias

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder