Orden internacional de detención contra Puigdemont, el depuesto líder de Cataluña

La fiscalía de España le pidió a la Justicia que emita una orden de arresto para el depuesto líder de Cataluña Carles Puigdemont por su rol en la celebración del referéndum por la independencia de la región que se se llevó a cabo el 1 de octubre.

Puigdemont es acusado de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

La Fiscalía ha pedido una orden internacional de búsqueda y captura para el president de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, y los consellers Clara Ponsatí, Mertitxell Serret, Antoni Comin y Lluís Puig, quienes han rechazado declarar ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela por delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

La Fiscalía ha pedido la detención por escrito al Juzgado. “Es un hecho notorio y públicamente conocido su citación para comparecer en el día de hoy a declarar como investigados. Constan reiterados intentos de entregar la citación en su domicilio así como reiteradas llamadas telefónicas a las que se ha hecho caso omiso. Por su parte, Carles Puigdemont ha manifestado públicamente su intención de no comparecer y ha solicitado como también lo ha hecho Comín y Serret efectuar declaración por videoconferencia, sin ofrecer dato alguno su paradero actual. Por lo tanto se solicita del Juzgado que ordene su busca y captura y detención en ámbito nacional e internacional”, recoge el escrito.

El expresidente catalán, expulsado de su cargo por el gobierno de España en virtud del artículo 155 de la Constitución española, estaba llamado a declarar este jueves en condición de investigado en la Audiencia Nacional en Madrid.

 
Puigdemont es acusado de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.
Sin embargo, tanto él como otros cuatro exconsejeros desestimaron la convocatoria.

Quienes sí declararon fueron el exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras, y otros siete exconsejeros del gobierno, todos acusados de los mismos delitos. La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decretado prisión incondicional para Junqueras y siete exconsejeros del gobierno que encabezaba Puigdemont.

Puigdemont se encuentra en Bruselas, la capital de la Unión Europea en Bélgica: “No estoy aquí para pedir asilo político”, dijo este martes en conferencia de prensa.

Y en ese contexto: Por la “unidad de España” llamando “hijos de puta”, “basura” y “terroristas” a los demás. La ultraderecha en su salsa.

Entre Noticias/Agencias

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder