Exconsejero de Seguridad Nacional de Trump se declara culpable de mentirle al FBI

Cuatro días después de la toma de posesión de Donald Trump, Flynn, ya nombrado consejero de Seguridad Nacional, fue interrogado por el FBI habiendo negado formalmente haber discutido con el embajador ruso las sanciones al Kremlin.

Michael Flynn fue de los primeros militares de alto rango que apoyó abiertamente la candidatura de Trump

El general retirado Michael Flynn, ex asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, habiendo durado únicamente 20 días en el cargo, se ha declarado culpable este viernes de haber mentido a investigadores sobre sus contactos con un alto diplomático ruso en diciembre del año pasado.

Al ser consultado por un juez del Distrito de Columbia si deseaba declararse culpable, Flynn ha respondido: “Sí, señor”.

Flynn, de 58 años, ha sido inculpado por ofrecer un “falso testimonio” en “un asunto bajo jurisdicción de una rama del poder ejecutivo del gobierno de Estados Unidos”, según ha informado el Departamento de Justicia en una escueta nota oficial.

La admisión de culpabilidad de Flynn es consecuencia de la investigación conducida por el Fiscal Especial Robert Mueller sobre la eventual colusión entre el comité de Trump y funcionarios rusos durante la elección presidencial del año pasado.

En diciembre de 2016, cuando ya había sido seleccionado por Trump para ser asesor de Seguridad Nacional en el gobierno en formación, Flynn mantuvo contacto con el entonces embajador de Rusia, en Washington, Serguei Kislyak.

En esa conversación, Flynn discutió con Kislyak la necesidad de evitar una escalada de tensiones entre Washington y Moscú a raíz de las sanciones que el gobierno de Barack Obama imponía en ese momento a Rusia.

Sin embargo, Flynn no informó sobre ese contacto a Trump y al vicepresidente Mike Pence al asumir su cargo en la Casa Blanca.

Casi de inmediato, el Departamento de Justicia alertó a la Casa Blanca que la continuidad de Flynn en su cargo lo exponía a ser chantajeado por esconder información sobre sus contactos con Kislyak.

Apenas 10 días después de asumir el cargo de Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Flynn era ya un problema grave para el gobierno de Trump, y era visto siempre aislado en la sede presidencial.

Así, el general retirado duró apenas 20 días en su cargo, y cuando se tornó público que había ocultado información fue sumariamente despedido.

De cualquier forma, al ser entrevistado por los agentes del FBI y del Departamento de Justicia, Flynn “voluntaria y conscientemente” ofreció informaciones falsas.

Después de dejar el cargo, Flynn presentó documentos donde admitió que su empresa de consultoría había recibido pagos para cabildeos en favor del gobierno de Turquía.

Michael Flynn fue de los primeros militares de alto rango que apoyó abiertamente la candidatura de Trump, respaldando igualmente sus ataques a la comunidad islámica y llegó a pedir incluso el encarcelamiento de Hillary Clinton por el asunto de los correos electrónicos emitidos cuando Clinton era Secretaría de Estado de la administración Obama.

Otros allegados a Trump durante la campaña electoral también han sido inculpados por el escándalo. El millonario abogado Paul Manafort, que llegó a ser el presidente del comité de campaña de Trump, y su auxiliar Rick Gates han sido acusados de conspirar para lavar dinero provenientes de gobiernos extranjeros, en especial de Ucrania.

Por su parte, el operador político Georges Papadopoulos ya se declaró culpable de haber sostenido reuniones con funcionarios rusos para tratar de ensuciar la campaña de la aspirante Demócrata Hillary Clinton y haber mentido a las autoridades.

Agencias

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder