Está reunido en Suiza el Foro Económico Mundial bajo la sombra de la guerra y una mayor desigualdad

0

La crisis de desigualdad se está agravando. El 82% de la riqueza mundial generada durante el año pasado fue a parar a manos del 1% más rico de la población mundial, mientras el 50% más pobre –3 700 millones de personas– no se benefició lo más mínimo de dicho crecimiento. (Oxfam)

Oxfam: “Nuestro modelo económico fallido está incrementando la brecha entre ricos y pobres”.

Abrió sus puertas en Suiza, una vez más, el Foro Económico Mundial ((FEM), teniendo como tema central de debate: “Crear un futuro compartido en un mundo fracturado”. Justo cuando se registran niveles sin precedentes de desigualdad social en gran parte del mundo y ante un fuerte crecimiento de la guerra comercial, la amenaza cada vez más inmediata de un conflicto armado, incluida la guerra nuclear entre las principales potencias.

Los participantes en la caravana adinerada que se concentra en Davos, pagan cada uno $ 55,000 cada uno para asistir, custodiados por un pequeño ejército de 4,000 soldados suizos y 1,000 policías, incluida una zona de exclusión aérea.

Hace unos días, ciudadanos suizos salieron a las calles a manifestar su rechazo a la presencia del presidente de Estados Unidos (EU), Donald Trump, en el FEM. La protesta fue organizada por la Asociación Anticapitalista Suiza. Además de la figura de Trump y sus recientes declaraciones insultantes hacia el pueblo de El Salvador, Haití y de países africanos, se criticó también la globalización neoliberal y el rol que juegan en el mundo las compañías transnacionales.

Las protestas han sido prohibidas en Davos con el pretexto de que ha habido demasiada nieve, pero miles de personas se manifestaron el martes en la capital financiera suiza de Zurich en oposición al FEM y, en particular, a la asistencia del presidente Trump. Los manifestantes portaban pancartas que decían: “Trump: no eres bienvenido” o “Trump: eres una persona de mierda”.

Este evento anual, inaugurado en 1971 y bautizado como el Foro Económico Mundial por el economista alemán Klaus Schwab, concentra anualmente en Monte de Davos, Suiza, a diferentes personalidades de la élite económica, política, y académica de la esfera internacional, para debatir sobre diversas áreas de su interés particular. Es segunda vez en 28 años que Davos cuenta con la visita un presidente estadounidense. El último fue Bill Clinton en 2000.

 
Bill Clinton fue el primer presidente estadounidense en asistir a Davos (2000)

La cumbre se abrió apenas dos días después de que la organización Oxfam publicara su informe anual sobre la desigualdad social, exponiendo que de todo el crecimiento de la riqueza global en 2017, el 82 por ciento llegó al uno por ciento superior, mientras que la mitad inferior de la población mundial, algunos 3.8 mil millones de personas, no vieron nada en absoluto.

La crisis de desigualdad se está agravando. El 82% de la riqueza mundial generada durante el año pasado fue a parar a manos del 1% más rico de la población mundial, mientras el 50% más pobre –3 700 millones de personas– no se benefició lo más mínimo de dicho crecimiento.

Nuestro modelo económico fallido está incrementando la brecha entre ricos y pobres. Este modelo posibilita que los más ricos sigan acumulando inmensas fortunas mientras cientos de millones de personas ven socavados sus derechos fundamentales y tienen que luchar cada día para sobrevivir con salarios de pobreza, especialmente las mujeres.

Las personas más ricas y poderosas de todo el mundo que participan en el Foro Económico Mundial de Davos deben saber que ya somos millones las personas decididas a combatir la injusticia de la desigualdad. Podemos construir un mundo más justo y acabar con la pobreza de una vez por todas. Pero, para ello, se necesitan acciones, no solo palabras. Oxfam

 
Entre Noticias/wsws

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder