La parte más aterradora del discurso del Estado de la Unión no fue lo que Trump dijo

0

"Los republicanos nunca se han mostrado tan ansiosos por cumplir las órdenes del presidente".

“Fue muy desagradable ver y escuchar eufóricos a todos esos republicanos ante el discurso lleno de alardes y amenazas de Donald Trump”

Donald Trump es, en forma y fondo, el presidente más divisivo en la historia moderna de Estados Unidos. Ayer lo dejó muy claro en su primer discurso sobre el estado que guarda la nación, ofreciendo “una mano abierta para trabajar con los estadounidenses de ambos partidos”, pero queriendo en realidad usar esa mano para “abofetear a sus oponentes y acariciar a sus seguidores”, dice un artículo de Heather Digby Parton reproducido por el portal electrónico AlterNet.

La autora asegura que el momento más extraño de la noche, fue el hecho de que el presidente hiciera un elogio a la aplicación de la ley, dada la atmósfera que ha envuelto a Washington durante los días anteriores: “Después de todo, este es un presidente profundamente implicado en un creciente escándalo y cuyo partido ha declarado una cruzada contra el FBI y el Departamento de Justicia. Fue muy surrealista ver a Donald Trump pronunciar un discurso sobre el Estado de la Unión, bajo la nube de sospecha derivada de una investigación de contrainteligencia durante su campaña y un posterior encubrimiento. Francamente desconcertante”.

“Trump no ha suavizado su postura o su retórica sobre los inmigrantes en absoluto. De hecho se ha vuelto aún más xenófoba y está ahora presionando a la inmigración legal, que no era un tema central hasta hace poco. Pinta ‘inmigrantes legales e ilegales’ como criminales peligrosos y promete poner fin a la política de unificación familiar de larga data. Los inmigrantes en realidad cometen crímenes a un ritmo dramáticamente menor que los ciudadanos nativos, pero Trump nunca permite que los hechos se interpongan en el camino de alguna espeluznante historia sobre cómo los extranjeros están arruinando a Estados Unidos”.

 
Lo más triste, escribe Healther Digby Parton, es que enmarcó la difícil situación de los Dreamers como competidores de la clase trabajadora (blanca) de Estados Unidos declarando que “los estadounidenses también son soñadores”.

“Nadie hablará en el futuro de lo que Trump dijo anoche. Fue sólo uno más en una serie de malos discursos llenos de alardes, amenazas y promesas vacías. Sin embargo, de lo que la gente hablará durante algún tiempo, es del entusiasta apoyo que recibió por parte de su propio partido. Los presidentes siempre son bien recibidos por su propio partido en los discursos ante el Congreso. Pero anoche se sintió diferente. Fue febril y de una intensidad aterradora”.

 

Heather Digby Parton, también conocida como “Digby”, es una escritora colaboradora de Salon. Digby fue ganadora del Premio Hillman 2014 de Opinión y Periodismo de Análisis.

Ver artículo completo en AlterNet

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder