¿Protestas espontáneas en Irán, otros países detrás de los disturbios o ambas cosas a la vez?

0

El Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán denunció que EU, Reino Unido y Arabia Saudita están detrás de los disturbios que tienen lugar en la República Islámica, en un intento por retrasar el desarrollo del país persa.

Trump a los manifestantes en Irán: “Tendrán un gran apoyo de Estados Unidos”

El comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán, general Mohamad Ali Jafari, declaró que la “sedición de 2017” en el país ha terminado sin resultado para los manifestantes.

“Anuncio el fracaso de la sedición de 2017… Los manifestantes eran pocos y su número no superó los 15.000 en todo Irán”, dijo Jafari citado por el portal de noticias de los Guardianes de la Revolución.

El general acusó a Estados Unidos (EU), Israel y Arabia Saudí de haber ordenado a los terroristas de Daesh penetrar en el territorio de Irán.

“Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí ordenaron a Daesh penetrar en el territorio iraní para realizar actos subversivos”, afirmó Jafari.

Las grandes ciudades iraníes, entre ellas Teherán, Mashhad (este), Isfahán (centro-norte) y Rasht (noreste), son desde el 28 de diciembre escenario de multitudinarias protestas sociales.

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, declaró que las protestas se deben a los problemas internos del país, pero que además fueron “instigadas por otros países”.

El presidente de EU Donald Trump, ha anunciado este miércoles que su gobierno proporcionará apoyo a las multitudinarias protestas antigubernamentales que están sacudiendo Irán, y que ya se ha cobrado la vida de al menos veinte personas, entre manifestantes y policías.

“Gran respeto por el pueblo de Irán, que trata de derrocar a su Gobierno corrupto. ¡Contarán con un gran apoyo de Estados Unidos en el momento apropiado!”, ha comentado el jefe de la Casa Blanca en su cuenta personal de Twitter.

La semana pasada, Trump ya había vaticinado el fin del “régimen opresivo” de Teherán afirmando que los iraníes “quieren un cambio”.

El Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán denunció que EU, Reino Unido y Arabia Saudita están detrás de los disturbios que tienen lugar en la República Islámica, en un intento por retrasar el desarrollo del país persa.

Ayer martes la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, anunció que “en los próximos días” Washington convocará reuniones de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra para abordar la represión de las multitudinarias protestas antigubernamentales en Irán. “No podemos guardar silencio […] la población de Irán está clamando libertad”, dijo Haley.

Además, el Departamento de Estado ha adelantado que está “observando muy de cerca los informes sobre posibles abusos contra los derechos humanos” en la República Islámica, y no descarta utilizar sanciones como herramientas para responder al comportamiento del Gobierno iraní.

El presidente de la Asamblea de Expertos de Irán, el ayatolá Ahmad Yanati, denunció que son “los enemigos jurados” del país persa quienes han provocado los actos vandálicos de los últimos días, para desestabilizar el país y minar la unidad de su pueblo.

“Estos disturbios son el fruto de planes extranjeros que se han ejecutados con la cooperación de elementos internos, a través de incitaciones en el ciberespacio”, ha argumentado hoy miércoles el alto clérigo iraní.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Rusia ha declarado que “se trata de un asunto interno de Irán”, por lo que sería “inaceptable una injerencia externa”.

En este contexto, la analista Nazarín Armanian ha publicado el el diario electrónico Público, un texto sobre las protestas en Irán ofreciendo interesantes puntos de análisis:

¿Quién está detrás de las protestas?

Esta pregunta, con un tono de sospecha, recibe cuatro respuestas:

La Casa del Líder las considera una “nueva sedición” organizada por EEUU, Israel y Arabia Saudí. Echar la culpa a un país extranjero por los fracasos propios está de modo, como el Partido Demócrata de EEUU que culpa a Rusia del triunfo de Trump.

El gobierno de Rohaní mira a los Guardianes Islámicos, y a los presidentes del parlamento y del poder judicial, los hermanos Ali y Sadeq Lariyani que cometiendo corrupción han deslegitimado a la RI. De hecho, Ahmadineyad les acusa a los Lariyani de recibir sobornos, apropiación indebida de terrenos públicos, hacerse con el monopolio de la importación de medicamentos, etc. Aun así, Rohaní reconoce la autenticidad de las protestas generadas por la frustración de los trabajadores.

Grupos de izquierda europea y latina, que atrapados en un dualismo simplista maniqueo tachan cualquier reivindicación de los obreros, campesinos, mujeres y estudiantes iraníes de ser “un complot del imperialismo”. ¡De verdad se creen que una teocracia “islámica” (pero no una cristiana o judía) es un gobierno celestial libre de la lucha de clase! Piden paciencia infinita a los estamos vacíos -que no entienden de geopolítica- para así neutralizar los planes de los yanquis en destruir Irán, pero no exigen a los dirigentes del país atender las reivindicaciones más que justas de los trabajadores, con el mismo objetivo. Durante las semanas pasadas, decenas de miles de israelíes se manifestaron contra la falta de viviendas accesibles y la corrupción del régimen de Netanyahu, al igual que miles de kurdos en el norte de Irak: la lucha por la justicia social atraviesa los regímenes religiosos y nacionalistas, cruzando incluso las guerras más devastadoras.

Los comunistas iraníes que ven las protestas como el grito desesperado de un pueblo explotado y oprimido por la RI y a la vez amenazado por EEUU y sus aliados regionales, que intentarán sacar provecho de la ineptitud de los dirigentes del país, incapaces de solucionar los graves problemas sociales.

 
Entre Noticias/Agencias

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder