0

A finales de junio pasado, el gobierno de Enrique Peña Nieto anunció que emprenderá sanciones contra Venezuela por menoscabar la democracia y los derechos humanos. ¿Pero tiene autoridad moral como para hacer eso?

irresponsable

A Peña Nieto y Videgaray, entre otros, se les olvida que: “El buen juez, por su casa empieza“.

Por Rubén Luengas

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, escribió en su cuenta de la red social Twitter: “Que no quepa duda: solamente por la vía pacífica, institucional y democrática podrá Venezuela resolver su profunda crisis”.

Videgaray participará de hecho en una reunión que se llevará a cabo en Lima, Perú, para abordar el tema de Venezuela, a convocatoria de su homólogo peruano, Ricardo Luna, quien al ser consultado recientemente sobre si el Perú romperá relaciones con Venezuela, respondió: “Todas las acciones están sobre la mesa”.

A finales de junio pasado, el gobierno de Enrique Peña Nieto anunció que emprenderá sanciones contra Venezuela por menoscabar la democracia y los derechos humanos en dicho país, así como por participación en actos de violencia, represión y corrupción, según informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) que encabeza Luis Videgaray.

Luego de que el periódico estadounidense The Washington Post diera a conocer la conversación que Peña Nieto mantuvo con Donald Trump, en la que el mandatario estadounidense le pidió no decir a la prensa que México no pagará por la construcción de un muro fronterizo, el presidente Nicolas Maduro criticó a su homólogo mexicano calificándolo de “cobarde”.

“Peña Nieto, escúchame desde Venezuela: da vergüenza que te dejes tratar así. Yo veo a Peña Nieto como un empleado maltratado por su jefe, maltratado, abusado y violado por Trump”.

 

Luis Videgaray reaccionó y respondió las críticas que lanzó Nicolás Maduro contra Peña Nieto. A través de su cuenta de Twitter, Videgaray escribió : “Cobarde es quien usa el poder del estado para desmantelar la democracia y arremeter contra su propio pueblo”.

En junio pasado la entonces todavía canciller de Venezuela Delcy Rodríguez dijo sobre México:

“Es uno de los países con mayor desigualdad de la región. El gobierno mexicano no tiene moral para hablar de Venezuela, porque es entre otras cosas el país más peligroso para ejercer el periodismo, donde el narcotráfico ha penetrado toda institucionalidad convirtiéndolo en un estado fallido, donde los desaparecidos suman cifras espeluznantes”.

 
¿Debemos desechar los mexicanos las estimaciones de Delcy Rodríguez y envolvernos en la bandera nacional indignados por sus comentarios?

Echemos un vistazo a sólo algunos datos que indican efectivamente que México está muy lejos de ostentar credenciales que le permitan erigirse como autoridad moral ante otros países.

Según el Índice Global de Impunidad (IGI), esfuerzo académico internacional que busca medir un fenómeno multidimensional, en extremo complejo de analizar, como es el de la impunidad por país, México ocupa el segundo lugar de impunidad después de Filipinas:

“Los cinco países con los índices más altos de impunidad estudiados por el IGI son Filipinas, México, Turquía, Colombia y La Federación de Rusia”.

 
Entre Noticias invita a visitar la página del Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia (CECIJ) para acceder a la información completa sobre el nivel de impunidad que hay en México.

Una cultura de impunidad crea un clima de inseguridad para los que practican su derecho a la libertad de expresión. Esto nos lleva a un mundo donde la gente tiene miedo de hablar. Donde se reprime la crítica. Donde las preguntas difíciles no se hacen. Donde los poderosos no se dejan desafiar. El resultado es un mundo en donde se silencia la libertad de expresión.

 
Mientras en 2005 Enrique Peña Nieto decía ante la ONU que México es un país “comprometido con la ley, los derechos humanos y la paz“, la ONU le ha pedido al gobierno mexicano “demostrar con hechos y no sólo con palabras” su compromiso contra las desapariciones forzadas en el país donde “prevalece la impunidad sin que los hechos se esclarezcan y sin que las víctimas reciban una adecuada e integral reparación“, tal como dice el informe del Grupo de Trabajo de la ONU.

La ONU pidió entonces en ese contexto que se permita el interrogatorio a los militares que estuvieron presentes en iguala la noche de la desaparición de los jóvenes normalistas.

“Es necesario que el gobierno (mexicano) asuma el problema. Que asuma la dimensión del problema de las desapariciones forzadas. El gobierno (mexicano) hasta ahora ha fracasado en asumir la gravedad de la dimensión del problema”, afirmó en conferencia de prensa el presidente del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias, Ariel Dulitzky. “En México existe un patrón de impunidad generalizada y es muy preocupante porque México es una democracia establecida”, agregó Dulitzky.

 
En enero de 2015 la organización Human Rights Watch (HRW) aseguró que “México estaba enfrentando la peor crisis de derechos humanos en muchos años” y envió una carta al presidente Obama, previa a su reunión con su homólogo mexicano, solicitándole que presione a Enrique Peña Nieto para que resguarde con acciones los derechos humanos en el país que tiene uno de los registros “ probablemente más graves de violaciones en la región”, según dijo a CNN en español José Miguel Vivanco, director de HRW para las Américas.

¿Cuál fue entonces la reacción de Obama ante la petición de HRW? Una mención blandengue del presidente estadounidense sobre los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, en el sentido de que Estados Unidos ha seguido con preocupación el caso y el ofrecimiento de ayuda para combatir al crimen organizado.

En julio de 2015, fueron 82 congresistas estadounidenses y no La Casa Blanca quienes se mostraron más contundentes sobre la gravedad de las violaciones a los derechos humanos en México, firmando una carta enviada al Secretario de Estado John Kerry expresando su preocupación y afirmando que, en lugar de ser incidentes aislados, los casos de desaparición forzada de los 43 estudiantes de Azotzinapa, en Iguala Guerrero y el asesinato de 22 jóvenes en Tlatlaya, Estado de México, son parte de algo más generalizado:

“Estos dos casos no son incidentes aislados en México, sino que ilustran un patrón más amplio de graves violaciones a los derechos humanos en el país, incluidos casos de tortura, detenciones arbitrarias, secuestros y ejecuciones extrajudiciales”.

 
El gobierno mexicano, ya sea con el PRI o el PAN en el poder federal, carece de autoridad moral para dar cátedra de democracia. Es y ha sido en esencia un gobierno tránsfuga de la honestidad, dentro de un sistema que sigue estando muy lejos de ofrecer certeza en cuanto a resultados electorales, en procesos en los que siguen vigentes prácticas abominables como la compra del voto, la falsificación de actas, la manipulación de padrones electorales, excesos de los topes de campaña, y lo que una palabra, conocemos en México como “mapachismo” del que resulta ser complice la mediocracia, actuando tal como lo advirtiera el escritor británico G. K. Chesterton en 1917:

“Los periódicos comenzaron a existir para decir la verdad, y hoy existen para impedir que la verdad se diga”.

 
De hecho, el neoliberalismo aplicado por el gobierno de Peña Nieto, y el de sus predecesores, bajo la creencia de que el mercado debe ser el principio rector de todas las decisiones políticas, sociales y económicas, se ha empeñado en atacar constantemente a la democracia, al bien común y a los valores que no se hayan mercantilizado todavía. Con el Neoliberalismo, citando a Henry A. Giroux (The Terror of Neoliberalism; Authoritarianism and the Eclipse of Democracy): “todo está a la venta o ha sido saqueado en forma de lucro“.

Mientras el gobierno de Peña Nieto se ha mostrado dócil, obediente y muy veloz en responder a las exigencias para que México ocupe el lugar que le ha sido designado en la globalización neoliberal, Peña Nieto no dice ni una sola palabra ante la evidencia de una administración autoritaria encarnada en la figura de Donald Trump, simpatizante del nacionalismo blanco, con nombramientos en su gabinete conformados principalmente de generales, belicistas, supremacistas blancos, islamófobos, multimillonarios de Wall Street, antiintelectuales, incompetentes, negadores del cambio climático y fundamentalistas del todo poderoso dios mercado.

Termino esta reflexión recordando las palabras del escritor mexicano Fernando del Paso al recibir en abril de 2016 el Premio Cervantes de Literatura.

Las cosas no han cambiado en México sino para empeorar”, dijo el autor de “José Trigo”, “continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones,los feminicidios, la discriminación, los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo”.

Luego agregó el reconocimiento de un sentimiento –“criticar a mi país en un país extranjero me da vergüenza”-, pero continuó: “Me trago esa vergüenza y aprovecho este foro internacional para denunciar a los cuatro vientos la aprobación en el Estado de México de la bautizada como Ley Atenco, una ley opresora que habilita a la policía a apresar e incluso a disparar en manifestaciones y reuniones públicas a quienes atenten, según su criterio, contra la seguridad, el orden público, la integridad, la vida y los bienes, tantos públicos como de las personas. Subrayo: es a criterio de la autoridad, no necesariamente presente, que se permite tal medida extrema”.

Fernando del Paso, desde su silla de ruedas agregó una advertencia que necesita oídos, voluntades y conciencias.

Esto pareciera tan solo el principio de un estado totalitario que no podemos permitir. No denunciarlo, eso sí que me daría aún más vergüenza”.

Vergüenza debiera darles también a quienes desde el poder, han contribuido cínicamente al estado tan lamentable de impunidad, corrupción y muerte en el que se encuentra México.

“El buen juez, por su casa empieza”.

 

0

"La lucha no es entre unos buenos y otros malos, o unos más demócratas que otros, es una lucha de clases, de dos bloques que se disputan el poder”. (Sociólogo Ariel Ávila Martínez)

constituyentenosi

La llanura es bella y terrible, a la vez; en ella caben holgadamente, hermosa vida y muerte atroz” (Rómulo Gallegos)

Llegó Venezuela este domingo 30 de julio a una expresión más de lo que realmente ha venido viviendo desde hace ya muchos años: una lucha de clases, y no a la visión expuesta por la prensa militante de ambas partes, invocando a una maniquea lucha entre ángeles y demonios.

El sociólogo, politólogo y abogado colombiano, Ariel Ávila Martínez, lo describió en 2016 en la revista colombiana Semana, no sin advertir que lo pensó mucho antes de escribir sobre el tema, “ya que el radicalismo a la hora de los análisis sobre Venezuela hace casi imposible una discusión seria, apaciguada y argumentada“.

“Lo que se está dando es una lucha política entre una vieja élite corrupta, que no fue capaz de renovarse y una nueva élite también con grados altos de corrupción y grados altos de ineficacia burocrática”. “Pero la lucha no es entre unos buenos y otros malos, o unos más demócratas que otros, es una lucha de clases, de dos bloques que se disputan el poder”.

 
En ese contexto, para el bloque oficialista, “la Constituyente es la única salida inmediata que tenemos para resolver los problemas entre venezolanos, garantizar la paz y derrotar la violencia. Frente a las balas y el odio; votos. La nueva Constitución será sometida a referendo, allí estará su legitimidad“.

Para el bloque opositor, apuntalado fuertemente por gobiernos extranjeros como el mexicano de Enrique Peña Nieto, “la llamada revolución bolivariana busca este domingo blindarse con una Asamblea Constituyente que tendrá poder ilimitado para refundar el Estado estilo Cuba comunista y depurar todas sus instituciones“.

A través de su cuenta de Twitter, el coordinador nacional de Voluntad Popular, Leopoldo López, escribió:

“Hoy ocurre el fraude más grande de nuestra historia: ilegítimo, inconstitucional, viciado electoralmente y en medio de una brutal represión”.

 
En una llamada telefónica, el vicepresidente estadounidense Mike Pence, reiteró el viernes pasado al líder opositor Leopoldo López, bajo arresto domiciliario, que si Maduro impone la Constituyente, su país responderá con más sanciones económicas.

El pasado 26 de julio, Washington anunció sanciones contra 13 figuras clave del Gobierno de Maduro como forma de presión para evitar que se realizara la votación de este domingo. Las sanciones incluyen la confiscación de bienes y cuentas bancarias y la cancelación de visas para ingresar a Estados Unidos.

Por su lado, a través de un comunicado oficial, Enrique Peña Nieto expresó “su preocupación por la grave crisis por la que atraviesa Venezuela, y reitera su llamado al gobierno del Presidente Nicolás Maduro a restablecer plenamente el régimen democrático y el estado de derecho de manera pacífica“.

Varias fueron las reacciones en México condenando lo que para muchos refleja, una vez más, la hipocresía y el sometimiento del gobierno de Peña Nieto. El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, figura indiscutible del acontecer político en México de las últimas décadas, lo dijo así en un artículo publicado en el diario La Jornada:

“¿Enojo, irritación, encabronamiento? ¿Vergüenza, lástima?, son sentimientos que se agolpan frente a la pusilánime e ignominiosa actitud del gobierno mexicano, que se rebaja para acatar la instrucción del gobierno de Estados Unidos, de su presidente, al entrometerse en la política interna de Venezuela y declarar, oficialmente, que aplicará a 13 funcionarios o ex funcionarios venezolanos las mismas sanciones que decretara el gobierno de Trump, sin siquiera presentar argumentos propios para sustentar estas medidas, en un claro sometimiento intervencionista y servil”.

 
Mientras tanto en Venezuela, muy incierto está lo expresado por el personaje Santos Luzardo en Doña Bárbara del escritor Rómulo Gallegos:

“Algún día será verdad. El progreso penetrará en la llanura y la barbarie retrocederá vencida”.

 
La noche de ayer sábado fue asesinado dentro de su casa el candidato chavista a la Asamblea Constituyente José Félix Pineda, en el barrio Brisas del Sur del municipio Heres, estado Bolívar.

También el sábado, el alcalde de la ciudad de Mérida, Carlos García, confirmó el asesinato de Marcel Pereira en la población de Chiguara, municipio Sucre de esa entidad andina, producto de un impacto de bala.

Durante la jornada dominical, un artefacto explosivo fue detonado en medio de enfrentamientos entre militares y manifestantes opositores en el este de Caracas, dejando por lo menos cuatro uniformados heridos, según constató un equipo de AFP.

La explosión se produjo en una avenida del acomodado sector de Altamira, donde decenas de opositores protestaban contra la elección este domingo de la Asamblea Constituyente, convocada por el presidente Nicolás Maduro.

Fragmento de Doña Bárbara, de Rómulo Gallegos

“La llanura es bella y terrible, a la vez; en ella caben holgadamente, hermosa vida y muerte atroz”.

 

Redacción/Entre Noticias

0

Los plásticos están en todas partes de la economía global debido a las prioridades corporativas, no a los consumidores, escribe James Plested en un artículo para el sitio web australiano Red Flag .

contaminacion

Alrededor de 16.000 botellas de plástico se producen cada segundo. En 2016, más de 480 mil millones de botellas de plástico se vendieron en todo el mundo.

Cada año, se produce tal cantidad de plástico como para alcanzar el peso de la totalidad de los seres humanos en la tierra. Una gran parte de esto, entre 5 y 13 millones de toneladas, termina en el mar. Investigadores de la Fundación Ellen MacArthur estiman que para el 2050, los océanos contendrán más plástico, en peso, que el de los peces.

La magnitud del problema es tal, que algunos ambientalistas consideran que rivaliza con el cambio climático. Los residuos plásticos no son sólo una plaga en el paisaje, sino un grave problema que está interrumpiendo los sistemas naturales de los que depende nuestra propia existencia como humanidad.

Un ejemplo es el plástico que entra en la cadena alimenticia. Gran parte del plástico en el océano está molido en pequeños fragmentos. Estos fragmentos son comidos por los peces, que son comidos por nosotros. Un estudio de investigadores en Bélgica encontró que los consumidores regulares de mariscos ingieren hasta 11.000 fragmentos de plástico al año.

Quizás el mayor contribuyente a la contaminación plástica es la industria global de bebidas. Alrededor de 16.000 botellas de plástico se producen cada segundo. En 2016, más de 480 mil millones de botellas de plástico se vendieron en todo el mundo, y el número está aumentando rápidamente. Coca-Cola solo produce 100 mil millones de bebidas embotelladas al año.

La ubicuidad de los plásticos en la economía global es el resultado de elecciones hechas por corporaciones globales, no por los consumidores.

En la primera parte del siglo 20, era la norma para las bebidas que se venden en botellas de vidrio que fueron diseñados para su reutilización. Incluido en el precio de bebidas como Coca-Cola estaba un pequeño depósito, que era devuelto a los clientes cuando la botella era retornada.

Todo esto cambió en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, cuando el mercado global de bebidas fue cada vez más dominado por grandes corporaciones. Empresas como Coca-Cola querían utilizar su dominio del mercado para crear “economías de escala”. Una forma de reducir los costos fue mediante la introducción de botellas de plástico desechables que no necesitan ser devueltas ni reutilizadas.

A medida que el uso de estas botellas creció a través de las décadas de 1950 y 1960, muchos gobiernos trataron de limitar los residuos mediante la imposición de sistemas de reembolso de depósitos similares a los que las propias empresas habían implementado para las botellas de vidrio. Pero Coca-Cola y otros lucharon duramente contra ellos, argumentando que los planes reducirían las ventas y que los residuos podrían ser mejor tratados con el reciclaje.

Cincuenta años más tarde, la batalla todavía se está luchando. Reciclar no es la panacea que Coca-Cola y otros argumentaron que sería. En Estados Unidos, por ejemplo, sólo el 30 por ciento de los envases de plástico se reciclan, y la cifra es similar en Australia. El resto es incinerado o termina en vertederos o en cursos de agua y en los océanos.

Según Greenpeace, las seis mayores empresas de bebidas del mundo utilizan, en promedio, sólo el 6,6 por ciento del plástico reciclado en sus productos. Su justificación para no aumentar la proporción es que las botellas serían menos “agradables estéticamente” para los consumidores. La realidad es que a menudo es más barato producir plástico nuevo que comprarlo a empresas de reciclaje.

Reconociendo el fracaso de los programas de reciclaje existentes, los gobiernos de Australia y otros países están de nuevo buscando imponer sistemas de reembolso de depósitos. Pero, una vez más, estas medidas están siendo fuertemente rechazadas por la industria de bebidas.

Cuando el Territorio del Norte introdujo un esquema de reembolso en 2011, Coca-Cola lo demandó en la corte. Y posteriormente ha presionado fuertemente contra los gobiernos de Nueva Gales del Sur (NSW) y Queensland, que están dispuestos a introducir sus propios esquemas.

Un informe de 2015 de Coca-Cola a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos deja claro de qué se trata su oposición: “Si estos requisitos [planes de reembolso de depósitos] se aplican en gran escala en cualquiera de los principales mercados en los que operamos, Podría afectar nuestros costos, lo que podría reducir nuestra rentabilidad “.

No tiene por qué ser así. No hay razón por la que no podamos volver a un sistema en el que todas las botellas y otros contenedores fueron rutinariamente devueltos para su reutilización. Esto no sólo ayudaría a salvar el medio ambiente, sino que también crearía un número significativo de puestos de trabajo.

La razón de que no suceda es simple. Las corporaciones globales están felices de beneficiarse de los acuerdos existentes en los que pueden producir sus productos a bajo costo y “externalizar” los costos de tratar con los residuos de plástico en la sociedad.

Una botella de plástico toma alrededor de 450 años para degradarse. Por el bien de la humanidad y el medio ambiente natural del que dependemos, sólo podemos esperar que el capitalismo tenga una fecha de vencimiento más cercana.

0

Misiles por aquí y bombas por allá, mientras fuera de la atención pública y del escrutinio e interés de los medios de información, Tump ha adoptado un plan para desmembrar Irak , lo que significa la obtención "grandes beneficios económicos" para los integrantes de esa red, que incluye a la ExxonMobil

investigación

“Todo es acerca de redes de influencia, intereses creados, y acerca de la manipulación de la opinión pública”. (Nafeez Ahmed)

Investigación de Nafeez Ahmed.

Ex funcionarios de la administración Bush, con inclinaciones hacia las posturas de Donald Trump, “han forjado una alianza secreta con un ex contratista privado iraquí del Pentágono que es miembro de una de las dinastías más ricas de Irak”, nos dice el investigador radicado en Londres, Nafeez Ahmed.

Según Ahmed, esta red se ha conectado íntimamente a entidades de Cambridge Analytica (la empresa de tecnología que trabajó para la campaña electoral de Trump), que han patrocinado a ISIS y otros militantes islamistas. La red, dice Ahmed, se ha conectado también a ExxonMobil y los hermanos Koch – que buscan beneficiarse de la ruptura de el país árabe ubicado en la antigua Mesopotamia.

“Si desea usted echar un vistazo hacia el interior de la forma en que el Estado Profundo 2.0 está trabajando bajo Donald Trump, todo es acerca de redes de influencia, intereses creados, y acerca de la manipulación de la opinión pública: en Estados Unidos e Irak, en particular. Pero también se trata de petróleo, materias primas y de cómo, en cierto modo, las tensiones sectarias representan sólo la superficie de operadores más profundos de los conflictos”.

 
Por medio de la revisión de documentos, de hablar con diferentes fuentes, y la auscultación de los oscuros registros públicos, INSURGE intelligence fue capaz de seguir un hilo que hasta ahora sólo había sido intuido: ¿Qué está impulsando el pensamiento de la administración Trump en Irak, un país que invadimos y ocupamos en 2003, y en el que todavía estamos pelando una guerra sin fin “contra el terrorismo?

Una ventana para la obtención de una respuesta, proviene dice Ahmed, de una red estadounidense-iraquí poco conocida que opera al frente de un grupo de campaña “supuestamente patriótica” estadounidense”. La red estuvo activa durante la segunda mitad de 2016, coincidiendo con la etapa final de la campaña presidencial en Estados Unidos, centrada en oponerse a la política hacia Irak del presidente Obama.

El foco de su actividad es a través de una organización llamada Committee to Destroy ISIS (Comité para Destruir ISIS), creada en julio de 2016 por Sam Patten.

Patten sirvió en la administración de George W. Bush como asesor de alto nivel en el Departamento de Estado de 2008 a 2009, habiendo sido anteriormente coordinador de la campaña presidencial de Bush en el 2000.

En octubre de 2016, la Comisión de Patten para destruir ISIS proporcionó apoyo financiero al Instituto Hudson, con sede en Washington DC think-tank conservador con lazos directos con el equipo de transición Trump, para producir un informe que pide la disolución de Irak en base a líneas sectarias.

Las implicaciones de la conexión entre Patten y el informe del Instituto Hudson fueron reveladas en primera instancia por Ali Hadi al-Musawi en octubre de 2016 para 1001IraqiThoughts.

El informe, West Iraq: The Search for Leaders and Leverage , se describe como un ‘estudio de viabilidad’ del oeste de Irak convertirse en un pequeño estado sunita independiente o autónomo. La propuesta acabaría dando la vecina Arabia Saudita influencia significativa en el pequeño estado previsto: informe

 
La idea de dividir Irak no es nueva, señala la investigación de Ahmed. Fuentes de alto nivel en Jordania afirmaron que funcionarios de la administración Bush discutieron activamente por sobre un vago plan negociado por el vicepresidente Dick Cheney y el subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz, un año antes de la invasión de 2003. Los funcionarios hablaron de la ingeniería de la partición sectario de Irak en tres entidades autónomas para suníes, kurdos y chiíes. Esto, se preveía, que hiciera más fácil para los Estados Unidos el control de Irak y el acceso a las regiones ricas en petróleo.

Dividir Irak en tres partes: ¿Sólo un proyecto de los republicanos?

La respuesta es no. En 2006, Joe Biden, como el demócrata de mayor rango en el Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado, defendió la división de Irak en tres según las divisiones sectarias ya mencionadas:

The senior Democrat on the Senate Foreign Relations Committee proposed Monday that Iraq be divided into three separate regions — Kurdish, Shiite and Sunni — with a central government in Baghdad. (NBC News)

 
El autor principal del informe del Instituto Hudson es Michael Pregent, un ex asesor de inteligencia al servicio del general David Petraeus que sirvió en Irak.

Para saber más sobre esta investigación, Entre Noticias le sugiere ir a la publicación original en inglés, misma que describe los nexos entre los hermanos Kock-Bush-Trump , entre otras importantes revelaciones, como el papel desempeñado en este contexto por la empresa ExxonMobil, cuyo CEO Rex Tillerson, es ahora el el secretario de Estado en la administración del presidente Trump.

Sobre el autor Nafeez Ahmed

Es un autor británico bestselling, periodista de investigación y académico en asuntos de seguridad internacional. Es director ejecutivo del Instituto de Políticas de Investigación y Desarrollo, y autor de la Guía del Usuario para la Crisis de la Civilización, entre otros libros. Escribe para The Guardian sobre geopolítica del medio ambiente, la energía y las crisis económicas en su blog Earth insight

En inglés

Dr Nafeez Ahmed is a bestselling author, investigative journalist and international security scholar. He is executive director of the Institute for Policy Research & Development, and author of A User’s Guide to the Crisis of Civilization among other books. He writes for the Guardian on the geopolitics of environmental, energy and economic crises on his Earth insight blog.

0

El Crucificado definió el sentido de su crucifixión como solidaridad con todos los crucificados de la historia que, como él, fueron y serán víctimas de la violencia, de las relaciones sociales injustas, del odio, de la humillación de los pequeños y del rechazo a la propuesta de un Reino de justicia, de fraternidad, de compasión, de amor incondicional y de apertura a Dios.

leonardo

“Jesús se encuentra desnudo, impotente, totalmente vacío delante de Dios que se calla y con eso revela todo su Misterio. No tiene a nadie a quien agarrarse”. (Leonardo Boff)

Por Leonardo Boff

Hoy la mayoría de la humanidad vive crucificada por la miseria, por el hambre, por la escasez de agua y por el desempleo. También está crucificada la naturaleza devastada por la codicia industrialista que se niega a aceptar límites. Crucificada está la Madre Tierra, agotada hasta el punto de haber perdido su equilibrio interno, que se muestra por el calentamiento global.

El mirar religioso y cristiano ve a Cristo mismo presente en todos estos crucificados. Por haber asumido totalmente nuestra realidad humana y cósmica, él sufre con todos los que sufren. La selva que es derribada por la motosierra son golpes en su cuerpo. En nuestros ecosistemas diezmados y las aguas contaminadas, él continúa sangrando. La encarnación del Hijo de Dios estableció una misteriosa solidaridad de vida y de destino con todo lo que él asumió, con toda nuestra humanidad y todo lo que ella supone es decir su base física, química y ecológica.

El evangelio más antiguo, el de san Marcos, narra con palabras terribles la muerte de Jesús. Abandonado por todos, en lo alto de la cruz, se siente también abandonado por el Padre de bondad y de misericordia. Jesús grita:

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Y dando un fuerte grito, Jesús expiró” (Mc 15,34.37).

Jesús no murió porque todos morimos. Murió asesinado de la forma más humillante de la época: clavado en una cruz. Pendiendo entre el cielo y la tierra, agonizó en la cruz durante tres horas.

El rechazo humano pudo decretar la crucifixión de Jesús, pero no puede definir el sentido que él dio a la crucifixión que le fue impuesta. El Crucificado definió el sentido de su crucifixión como solidaridad con todos los crucificados de la historia que, como él, fueron y serán víctimas de la violencia, de las relaciones sociales injustas, del odio, de la humillación de los pequeños y del rechazo a la propuesta de un Reino de justicia, de fraternidad, de compasión, de amor incondicional y de apertura a Dios.

A pesar de su entrega solidaria a los otros y a su Padre, una terrible y última tentación invadió su espíritu. El gran choque de Jesús ahora que agoniza es con su Padre.

El Padre que él experimentó con profunda intimidad filial, el Padre que él había anunciado como misericordioso y lleno de bondad, Padre con rasgos de madre tierna y cariñosa, el Padre cuyo Reino él proclamara y anticipara en su praxis liberadora, este Padre ahora parece haberlo abandonado. Jesús pasa por el infierno de la ausencia de Dios.

Hacia las tres de la tarde, minutos antes del desenlace final, Jesús gritó con voz fuerte: “Elói, Elói, lamá sabachtani: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. Jesús está al ras de la desesperanza. Del vacío más abisal de su espíritu irrumpen interrogaciones pavorosas que configuran la más temible tentación sufrida por los seres humanos, y ahora por Jesús, la tentación de la desesperación. Él se pregunta:

¿Será absurda mi fidelidad? ¿Sin sentido la lucha llevada a cabo por los oprimidos y por Dios? ¿No habrán sido vanos los peligros que corrí, las persecuciones que soporté, el humillante proceso jurídico-religioso en el que fui condenado con sentencia capital: la crucifixión que estoy sufriendo?”

Jesús se encuentra desnudo, impotente, totalmente vacío delante de Dios que se calla y con eso revela todo su Misterio. No tiene a nadie a quien agarrarse.

elbueno
Obra de Marc Chagall: Jesús y la cruz

Según los criterios humanos, Jesús fracasó completamente. Su propia certeza interior desaparece. Pero a pesar de haberse puesto el sol en su horizonte, Jesús continúa confiando. Por eso grita con voz fuerte: “¡Padre mío, Padre mío!”. En el auge de su desespero, Jesús se entrega al Misterio verdaderamente sin nombre. Será su única esperanza más allá de cualquier esperanza humana. No tiene ya ningún apoyo en sí mismo, solo en Dios, que se ha escondido. La absoluta esperanza de Jesús solo es comprensible en el supuesto de su absoluta desesperación. Donde abundó la desesperanza, sobreabundó la esperanza.

La grandeza de Jesús consistió en soportar y vencer esta temible tentación. Esta tentación le propició una entrega total a Dios, una solidaridad irrestricta con sus hermanos y hermanas, también desesperados y crucificados a lo largo de la historia, un total despojamiento de sí mismo, un absoluto descentramiento de sí en función de los otros. Solo así la muerte es muerte de verdad y podrá ser completa: la entrega perfecta a Dios y a sus hijos e hijas sufrientes, sus hermanos y hermanas más pequeños.

Las últimas palabras de Jesús muestran esta entrega suya, no resignada y fatal, sino libre: “Padre, en tus manos entrego mi espíritu” (Lc 23,46). “Todo está consumado” (Jn 19,30).

El viernes santo continúa, pero no tiene la última palabra. La resurrección como irrupción del ser nuevo es la gran respuesta del Padre y la promesa para todos nosotros.

Leonardo Boff, es un teólogo, ex-sacerdote franciscano, filósofo, escritor, profesor y ecologista brasileño.

(Traducción de Mª José Gavito Milano)

“Entre Noticias” recomienda seguir la transmisión en vivo de “Centro Televisivo Vaticano” que emite en directo el “Via Crucis” de este año:

0

"Trump siguió al pie de la letra el guión al cual se ajustaron los presidentes que le precedieron, desde Bush padre a Barack Obama, pasando por Bill Clinton y Bush hijo: atacar, invadir, ocupar naciones usando como pretexto un torrente de mentiras y difamaciones –eufemísticamente llamadas “posverdad” por los infames manipuladores de la opinión pública mundial- que persiguen justificar lo injustificable".

trumpitas

“Con el ataque del viernes pasado Washington violó, por enésima vez, la Carta de las Naciones Unidas”.

Por Atilio Borón

Acosado por sucesivas derrotas en el Congreso –el rechazo a su proyecto de eliminar el Obamacare- y en la Justicia, por el tema de los vetos a la inmigración de países musulmanes, Donald Trump apeló a un recurso tan viejo como efectivo: iniciar una guerra para construir consenso interno.

El magnate neoyorquino estaba urgido de ello: su tasa de aprobación ante la opinión pública había caído del 46 al 38 por ciento en pocas semanas; un sector de los republicanos lo asediaba “por izquierda” por sus pleitos con los otros poderes del estado y sus inquietantes extravagancias políticas y personales; otro hacía lo mismo “por derecha”, con los fanáticos del Tea Party a la cabeza que le exigían más dureza en sus políticas anti-inmigratorias y de recorte del gasto público y, en lo internacional, ninguna concesión a Rusia y a China. Por su parte, los demócratas no cesaban de hostigarlo.

En el plano internacional las cosas no pintaban mejor: mal con la Merkel durante su visita a la Casa Blanca, un exasperante subibaja en la relación con Rusia y una inquietante ambigüedad acerca del vínculo entre Estados Unidos y China. Con el ataque a Siria, Trump espera dotar a su administración de la gobernabilidad que le estaba faltando.

Los frutos de su iniciativa no tardaron en aparecer. En el flanco interno, el chauvinismo y el belicismo de la sociedad y la cultura política norteamericanas le granjearon el inmediato apoyo de republicanos y demócratas por igual. Quien antes aparecía como un peligroso neofascista o un incompetente populista emergió de los escombros de la base aérea de Al Shayrat como un sabio estadista que “hizo lo que debía hacer”.

Tanto la impresentable Hillary Clinton como el anodino John Kerry no ahorraron elogios al patriotismo y la determinación con que Trump enfrentó la inverosímil amenaza del régimen sirio, a quien se le acusó, contra toda la evidencia, de haber utilizado el gas sarín que días atrás produjo la muerte de al menos ochenta personas en un ataque perpetrado en la ciudad de Jan Sheijun.

Mentiras. Fuentes independientes señalan que esa macabra operación no pudo ser causada por Damasco sino por los “rebeldes” amparados y protegidos por Occidente, las tiranías petroleras del Golfo y el gobierno fascista de Israel. El área en donde se produjo la masacre estaba bajo el control del Al-Nusra, rama de Al Qaida que Naciones Unidas y EEUU habían calificado como terrorista. En el 2013 el gobierno sirio firmó su adhesión a la Convención para la Prohibición de Armas Químicas (OPAC) y tres años más tarde el país fue declarado territorio libre de armas químicas. Así reza el informe que esa organización elevó al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Claro está que una parte de ese arsenal pudo haber sido capturado y escondido por Al-Nusra, facilitada esta maniobra por la debacle en que estaba sumida Siria a causa de la guerra. Pero al bombardear la base aérea de Al Shayrat Washington destruyó al equipo y el arsenal militar que presuntamente podría haber probado que fue el ejército sirio quien cometió el crimen con el gas sarín. ¿Por qué destruir la evidencia que eventualmente podría culpabilizar (o inocentizar) a Al-Assad, se preguntaba la vocera de la cancillería rusa? Destruir pruebas es un delito, o por lo menos una actitud sospechosa, sobre todo si se atiende a la inevitable pregunta que hace Günter Meyer, director del Centro de Investigaciones del Mundo Árabe, con sede en Maguncia, Alemania, y que reproduce un cable de la Agencia Deutsche Welle.

En cualquier película policial-asegura Meyer- cuando se investiga un crimen los detectives se preguntan quién gana y quien pierde con lo ocurrido. En este caso la pregunta tiene una clara respuesta: “De semejante ataque con gas letal solo pueden beneficiarse los grupos opositores armados” y (agrego por mi parte) sus aliados en Occidente, a la vez que sólo puede perjudicarse el gobierno sirio. Entonces, ¿por qué cometería semejante crimen? ¿Puede Al-Assad ser tan estúpido? No parece, porque de haberlo sido ya habría sido derrocado hace años.

Todas estas consideraciones fueron soslayadas por Trump. Y en esto el outsider demostró no serlo tanto porque siguió al pie de la letra el guión al cual se ajustaron los presidentes que le precedieron, desde Bush padre a Barack Obama, pasando por Bill Clinton y Bush hijo: atacar, invadir, ocupar naciones usando como pretexto un torrente de mentiras y difamaciones –eufemísticamente llamadas “posverdad” por los infames manipuladores de la opinión pública mundial- que persiguen justificar lo injustificable.

Todos conocemos la historia de las “armas de destrucción masiva” que supuestamente tenía en su poder Saddam Hussein y que jamás se hallaron, ni antes de la destrucción del régimen ni después. Pero la tragedia igual fue consumada a partir del 2003 porque la mentira se había arraigado en la sociedad americana. Todo sabían, además, que el único país de la región que las poseía era Israel, pero como es el gendarme regional del imperio eso es una nimiedad que se oculta cuidadosamente ante los ojos de la opinión pública y que intencionadamente marginan de sus análisis los más sesudos especialistas.

Con el ataque del viernes pasado Washington violó, por enésima vez, la Carta de las Naciones Unidas demostrando más allá de toda duda que el presunto “orden mundial” no es tal sino un brutal e inmoral “desorden mundial “ en donde rige la máxima bárbara del derecho del más fuerte.

Pero no sólo eso: Trump también violó la Carta de la OEA, que en su Capítulo 2, inciso 9, dice textualmente que “los Estados americanos condenan la guerra de agresión: la victoria no da derechos”. Sería bueno que el Secretario General de esa siniestra organización, Luis Almagro, tan preocupado por aplicar la Carta Democrática a la República Bolivariana de Venezuela tomara nota de esto y denunciara a Washington, con el mismo ardor con que enjuicia a Caracas, por su agresión a Siria.

Ante la gravedad de la situación es obvio que Rusia no permanecerá de brazos cruzados: tiene en Siria una vital base naval en Tartus que le abre las puertas del Mediterráneo (y de ahí al Atlántico Norte) a su flota del Mar Negro anclada en Sebastopol y también una base aérea en Latakia. China e Irán también tienen intereses en juego en Siria y una Rusia cercada por tierra -con la OTAN estacionada a lo largo de toda su frontera occidental con lo que algunos observadores consideran como el mayor despliegue de fuerzas y equipos de toda su historia- y por mar si llegara a producirse la caída de Al-Assad.

En tal caso Moscú no tendría sino dos alternativas: aceptar mansamente su sumisión a los dictados de Estados Unidos, cosa que obviamente no está en el ADN de Vladimir Putin y que por lo tanto jamás hará; o activar su poderoso dispositivo militar y aplicar represalias selectivas intensificando su campaña en contra del ISIS creado y protegido por Washington e, inclusive, adoptando una postura más activa en caso de una nueva agresión norteamericana. Cuesta pensar de otro modo cuando se ataca a un país como Siria que, junto a Rusia, había logrado grandes éxitos en controlar a la horda de fanáticos que sembró el terror en Siria y otras partes de Oriente Medio.

El inesperado giro de Trump (que en su campaña había divulgado nada menos que 45 tuits diciendo que “atacar a Siria era una mala idea porque podría precipitar el estallido de la Tercera Guerra Mundial”) debe poner en guardia a todos los pueblos y gobiernos del planeta porque con el ataque a Siria el mundo camina sobre el filo de una navaja. Esta actitud de vigilancia y preparación para la lucha debe ser impulsada en Nuestra América, especialmente cuando se analizan las muy recientes declaraciones del Jefe del Comando Sur, Kurt Tidd, ante el Comité de Fuerzas Armadas del Senado de Estados Unidos.

En esa ocasión textualmente habló de “una creciente crisis humanitaria en Venezuela que eventualmente podría obligarnos a una respuesta regional.” Los latinoamericanos y caribeños sabemos lo que esas palabras significan y estaremos preparados para desbaratar esos planes. Suenan los tambores de guerra en la Casa Blanca y no sería de extrañar que aparte de continuar con sus operaciones bélicas en Siria hubiera en Washington quienes crean que llegó el momento de ajustar cuentas con Corea del Norte y Venezuela, dos espinas que hace mucho tiempo Tío Sam tiene clavadas en su garganta.

Cuando comienzan su periplo descendente los imperios potencian su barbarie y tratan de retrasar lo inevitable apelando a cualquier recurso, entre ellos, inventando guerras. No sería de extrañar entonces que ante este cuadro de situación, cuando son los propios estrategas imperiales los que se desvelan por tratar de detener su declinación, Trump intentara “normalizar” el mapa sociopolítico latinoamericano y del sudeste asiático recurriendo al lenguaje de los misiles. Si lo hiciera se llevaría una sorpresa enorme.

Opinión de Atilio Borón: Atilio Alberto Borón es un politólogo y sociólogo argentino, doctorado en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Wikipedia

0

Las acciones de la compañía Raytheon subieron el viernes un 1,72% en la Bolsa de Nueva York (NYSE), un día después de confirmarse que las fuerzas militares estadounidenses utilizaron misiles Tomahawk en su ataque aéreo.

negocio

Con eso de que Trump quiere “volver a ganar guerras”, las empresas contratistas del sector militar están más que felices. (Entre Noticias)

No sólo los misiles Tomahawk fueron lanzados al cielo el jueves pasado para cumplir propósitos militares y políticos. También el valor de las acciones de quienes fabrican esos misiles se fueron a las nubes, subiendo casi al instante alrededor de $5 billones de dólares, según informó fortune.com

Los misiles Tomahawk utilizados en el ataque del jueves pasado contra intereses sirios, son fabricados por Raytheon, cuyas acciones abrieron con un 2,5% al alza este viernes, sumando más de $ 1 mil millones de capitalización en el mercado accionario de esa empresa contratista del complejo militar industrial.

El ‘Tomahawk’ es una de las armas más avanzadas del arsenal de Estados Unidos, un misil de 5,53 metros de largo y 53 centímetros de diámetro, que vuela a 919 kilómetros por hora y que en su versión convencional puede alcanzar un objetivo situado a 576 kilómetros.

El precio de cada uno se sitúa entre 1 y 1,4 millones de dólares, según diferentes medios locales, que han calculado en hasta 70 millones de dólares el importe para sustituir los misiles lanzados este jueves contra la base siria.

Junto a la compañía Raytheon, también subían a esta hora en Wall Street las acciones de otras empresas del sector de defensa como la multinacional Boeing (0,92 %), Lockheed Martin (1,50 %) o Northrop Grumman (1,36 %), entre otros.

Las acciones de las firmas contratistas del sector militar han aumentado durante los meses que tiene en la Casa Blanca Donald Trump debido a sus promesas de impulsar un aumento “histórico” de 54.000 millones de dólares en el presupuesto militar del país para “volver a ganar guerras”.

El testimonio histórico Smedley D. Butler

war

Smedley D. Butler (1881-1940) Mayor General del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos, condecorado con dos medallas de honor por el Congreso norteamericano y con la Medalla por Servicios Distinguidos. Butler participó en la toma por EE.UU. de Veracruz, México, en 1914 y de Ft. Riviere, Haití, en 1917.

En Connecticut, el 21 de agosto de 1931, el general Butler pronunció un sorprendente discurso ante los miembros de la American Legion. Sus palabras denunciaron el carácter imperialista de las intervenciones en el extranjero de las fuerzas armadas de su país.

“Pasé treinta y tres años y cuatro meses en el servicio activo como miembro de la fuerza militar más ágil de nuestra nación, la Infantería de Marina. Presté mis servicios en todos los rangos de la oficialidad, desde subteniente hasta mayor general… Durante ese periodo dediqué la mayor parte de mi tiempo a ser un matón de primera categoría al servicio de las Grandes Empresas, Wall Street y los banqueros… En pocas palabras fui un extorsionador, un intimidador, un pistolero a las órdenes del capitalismo… En 1924 ayudé a hacer que México, y especialmente Tampico, estuvieran asegurados para los intereses petroleros estadounidenses. Colaboré a hacer de Haití y Cuba lugares decentes para que los muchachos del National City Bank pudieran obtener sus ingresos. Ayudé a violar a media docena de repúblicas centroamericanas en beneficio de Wall Street. La historia de intimidaciones y extorsiones es larga. Entre 1909 y 1912 ayudé a purificar Nicaragua para la firma bancaria internacional de Brown Brothers. En 1916, iluminé a la República Dominicana para los intereses azucareros estadounidenses. En 1903 ayudé a “enderezar” Honduras para las compañías fruteras estadounidenses. En 1927, en China, colaboré a que la Standard Oil obtuviera lo que deseaba sin ser molestada. Tuve… una abultada cartera de intimidaciones y extorsiones. Fuí recompensado con honores, medallas y ascensos. … Pude haberle dado algunos consejos a Al Capone. Lo mejor que él pudo hacer con sus “empresas” fue obtener dinero, intimidando en tres ciudades. Los Marines operaban en tres continentes”.

 
Tras analizar su propia experiencia militar, Butler denunció el enriquecimiento de los proveedores de las fuerzas armadas, tema que un cuarto de siglo después retomaría el presidente Eisenhower cuando denunció la nefasta influencia del Complejo Industrial Militar sobre el Gobierno de Washington. A la vez, Butler se convirtió en campeón del movimiento pacifista.

War Is A Racket

En 1935, el general Butler escribió War Is A Racket (La guerra es una estafa) denunciando las guerras contemporáneas como aventuras imperialistas en beneficio de Wall Street. Propuso la idea que las fuerzas armadas deberían utilizarse preferentemente con fines de defensa. EE.UU. podría declarar guerras ofensivas sólo si hubieran sido aprobadas en plebisicitos limitados, en que únicamente votarían aquellos que pudieran ser llamados a filas.

Entre Noticas/Forbes

Ante lo ocurrido recientemente en Siria, los medios de comunicación pueden optar por convertirse en voceros de los amos de las guerras o por ejercer un periodismo de investigación que arroje luz hacia la situación de salvajismo y barbarie en que se encuentra el mundo.

mentira

“Bebés asesinados en Kuwait por el ejército de Irak”: una gran mentira que conmovió al mundo en la era de George Bush padre. ¿El engaño se repite?

En 1990, durante la Guerra del Golfo Pérsico, en momentos en que la administración del Presidente George H W Bush presionaba para ejercer acción militar para expulsar a Irak de Kuwait, una chica kuwaití de 15 años llamada Nayirah al-Ṣabah, identificada por los medios de comunicación como “La Enfermera Nariyah”, declaró ante el Congreso de los Estados Unidos que había testificado la matanza de niños en un hospital de Kuwait, por parte de soldados iraquíes en el contexto de la invasión de Irak a Kuwait.

La realidad es que la niña que conmovió con sus lágrimas a quienes la escuchaban en el legislativo estadounidense, y la vieron y escucharon después en los medios de comunicación, era en realidad la hija del embajador de Kuwait en los Estados Unidos y su declaración era parte de la campaña mediática montada por la agencia de relaciones públicas Hill & Knowlton (H&K), la mayor compañía publicitaria del mundo en ese entonces, que trabajaba para el gobierno kuwaití. H&K contaba con buenos amigos en los más altos niveles del gobierno, tanto demócratas como republicanos: el director de la oficina de Washington, Craig Fuller, era íntimo amigo y asesor político del presidente George H. W. Bush; Robert Gray, el presidente de H&K/USA, desempeñó un papel clave en las dos campañas presidenciales de Ronald Reagan; Lauri Fitz-Pegado, la directora de la oficina de Kuwait, fue empleada de Ron Brown, el primer secretario de Comercio del gobierno de Clinton; y Thomas Ross, el vicepresidente ejecutivo, fue portavoz del Pentágono del gobierno de Jimmy Carter.

Las ocupaciones militares son siempre brutales, y seis meses de ocupación de Kuwait por parte Iraq no fue una excepción. Pero debido a que los estadounidenses no tenían mucho afecto que digamos por Kuwait, se realizó el montaje de propaganda de que el ejército iraquí era culpable de atrocidades al estilo de los nazis.

La joven mujer que sólo dio su primer nombre, Nayira, declaró entre lágrimas que había sido voluntaria en el Hospital Al-Adan de Kuwait, donde había visto a las tropas iraquíes sacar a bebés de sus incubadoras para dejarles “morir sobre el suelo frío”, calificándolo como algo “horrible”.

 
Una gigantesca y abominable mentira para justificar la guerra

 

Investigaciones realizadas por la organización Amnistía Internacional, Human Rights Watch y las de periodistas independientes, demostrarían que la historia era completamente falsa. Una pieza crucial de propaganda de guerra que, en el mejor de los casos, los medios de comunicación estadounidenses se tragaron por completo, habiendo sido en realidad de una fabricación.

The Washington Post 7 de enero de 1992

“Amnesty International, which originally included the baby deaths in its human rights report on Iraq’s actions in Kuwait, later distanced itself from the allegations. The group, whose reports President Bush used repeatedly to denounce Iraqi abuse, later said it “found no reliable evidence that Iraqi forces had caused the deaths of babies by removing them or ordering their removal from incubators.” (The Washington Post)

 

Traducción al español

“Amnistía Internacional, que originalmente incluía las muertes de recién nacidos en su informe de derechos humanos sobre las acciones de Irak en Kuwait, se distanció más tarde de dichas acusaciones. La organización, cuyos informes fueron utilizados en varias ocasiones por el presidente Bush para denunciar los abusos de Irak, aseguró luego “no haber encontrado evidencia alguna para decir que las fuerzas iraquíes habían causado la muerte de bebés o haber ordenado retirarlos de las incubadoras”. (The Washington Post)

 
Según el autor Robin Andersen en su libro A Century of Media, a Century of War, Hill & Knowlton había gastado un millón de dólares en estudios de sondeos de opinión pública llamados en inglés “focus groups” para determinar la mejor manera de conseguir que los estadounidenses respaldaran la guerra. El resultado de los estudios fue que la fabricación de una “atrocidad” era la manera más efectiva para lograr el apoyo deseado a la guerra de Bush padre en el Golfo Pérsico.

Nota relacionada: Trump cumple su amenaza y ordena bombardear objetivos sirios

Reflexión Entre Noticias

Lo anterior es sólo un ejemplo de los perversos diseños de propaganda utilizados en las últimas décadas para lograr apoyo a la guerra y a la utilización de armamento bélico.

Ante lo ocurrido recientemente en Siria, los medios de comunicación pueden optar por convertirse en voceros de los amos de las guerras o por ejercer un periodismo de investigación que arroje luz hacia la situación de salvajismo y barbarie en que se encuentra el mundo.

El gran periodista polaco Ryszard Kapuscinski escribió que “para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias”.

Una buena persona entonces que ejerce el periodismo, podrá mantener su mirada subjetiva pero honesta para describir desde su lugar específico lo que sinceramente ve, ya sea éste literalmente un lugar físico concreto o su lugar social o económico en el que esté inmerso.

Necesitamos de esos buenos seres humanos para que, aún en contra de sus creencias y prejuicios, hagan el esfuerzo por investigar, comparar, distinguir, separar y desdoblar realidades tan complejas y dolorosas como la de Siria, para hacerlas más inteligibles y coadyuvar a la identificación y denuncia de los responsables. Esfuerzo que requiere tomar distancia del maniqueísmo propagandístico que sin rigor alguno pretende decirle al público quiénes son los buenos y quiénes son los malos, dejando impunes mentes perversas que operan desde las sombras.

Recordemos como siempre que estaba a punto de lanzar una nueva agresión, Adolfo Hitler acusaba a sus enemigos de barbaridades manipuladas o que nunca ocurrieron. Sus voceros y los medios repetían esas mentiras una y otra vez, y luego los nazis lanzaban sus ataques.

Las víctimas de Siria son muy reales, pero estamos ante un escenario en el que muchos que se presumen “buenos”, son en realidad hijos de la maldad más despiadada.

Edward Bernays: padre de la propaganda

“La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento de importancia en la sociedad democrática. Quienes manipulan este mecanismo oculto de la sociedad constituyen el gobierno invisible que detenta el verdadero poder que rige el destino de nuestro país”. (Edward Bernays)

 

Rubén Luengas/Entre Noticias

0

"Inclinado sobre el río de mi conciencia, me preguntaba si los rostros de los periodistas asesinados en México, tan alejados de las luces, las cámaras y el maquillaje, son incapaces de detener a los transeúntes que pasan de largo como autómatas programados por lo que en México se llama o se llamaba el “canal de las estrellas”.

esteban

“El periodismo es libre o es una farsa”: (Rodolfo Walsh, escritor y periodista argentino)

Reportar es tan peligroso en México, que un periódico de 27 años de existencia ha tenido que cerrar porque “no existen las garantías ni la seguridad para ejercer el periodismo crítico, de contrapeso”, expresó hace unos días Óscar A. Cantú Murguía, propietario del diario, El Norte de Ciudad Juárez.

En la carta, Cantú Murguía señaló que la “trágica y sentida muerte de Miroslava Breach- colaboradora nuestra– el pasado 23 de marzo, me ha hecho reflexionar sobre las adversas condiciones en que se desarrolla el ejercicio del periodismo actualmente”.

Catú Murguía agregó que las “agresiones mortales, así como la impunidad contra los periodistas, han quedado en evidencia, impidiéndonos continuar libremente con nuestro trabajo”.

“Cumplí como ser humano, como ciudadano, como creí conveniente hacerlo, con convicción y amor por mi ciudad; luché acompañado de colaboradores leales hasta el final, a quienes les estoy infinitamente agradecido”.

 
La periodista Miroslava Breach Velducea, asesinada el pasado 23 de marzo afuera de su casa, era justamente colaboradora del periódico Norte de Ciudad Juárez, además de corresponsal del periódico La Jornada.

La carta del director fue publicada en la primera plana. En ella se despide de sus lectores tras 27 años y asegura que siempre trataron de “informar con la mayor veracidad, objetividad, honestidad y transparencia”.

“El alto riesgo es el ingrediente principal”, señaló Cantú, aunque explicó que también enfrentan problemas económicos. “Las agresiones mortales, así como la impunidad contra los periodistas, han quedado en evidencia, impidiéndonos continuar libremente con nuestro trabajo”, agregó.

ruben
Foto: Esteban González

Incluyo esta fotografía de hace dos sábados, cuando asistí a una marcha del Ángel de la Independencia al edificio de la Procuraduría General de la República para participar de la indignación por el asesinato de seres humanos en México, entre ellos periodistas como Miroslava Breach, cuando regresaba al estacionamiento y me preguntaba: ¿cómo hemos llegado en México a estar donde hoy estamos?

Confieso que se trataba de la pregunta de un alma doliente, en uno de esos instantes reflexivos que siempre han estado ahí, nutriendo y motivando lo que, bien o mal, he podido hacer desde el periodismo. Trataba de recordar aquello tan bellamente expresado por Octavio Paz en el Laberinto de la Soledad:

A todos, en algún momento, se nos ha revelado nuestra existencia como algo particular, intransferible y precioso. Casi siempre esta revelación se sitúa en la adolescencia. […] El adolescente se asombra de ser. Y al pasmo sucede la reflexión: inclinado sobre el río de su conciencia se pregunta si ese rostro que aflora lentamente del fondo […] es el suyo.

 
Inclinado sobre el río de mi conciencia, me preguntaba si los rostros de los periodistas asesinados en México, tan alejados de las luces, las cámaras y el maquillaje, son incapaces de detener a los transeúntes que pasan de largo como autómatas programados por lo que en México se llama o se llamaba el “Canal de las Estrellas”.

Además de los peligros y la falta garantías para el ejercicio del periodismo crítico en México, resulta que las agencias gubernamentales están entre los compradores de publicidad más importantes, y no pocas veces utilizan ese gran poder para castigar a los medios de comunicación que se atreven a publicar información desfavorable para ellos o para sus compinches.

En su carta de despedida, Cantú Murguía también citó las facturas impagadas del gobierno como una razón más para el cierre de su diario después de 27 años.

Video de Entre Noticias sobre protesta contra periodistas asesinados en México

Gracias a Pastor Delgado por la edición de este video.

Ruben Luengas/Entre Noticias

Fotografías: Esteban González

0

Al contrario de lo dicho por Gore, Donald Trump no ha parado de cuestionar las virtudes del TLCAN, habiendo sido uno de los puntos centrales de su campaña y llegando incluso a calificarlo como “el peor acuerdo comercial jamás firmado en cualquier parte“.

Al Gore

Sin desarrollo nacional no hay bienestar ni progreso. Cuando hay miseria y atraso en un país, no solo sucumben la libertad y la democracia, sino que corre peligro la soberanía nacional“.
(Arturo Frondizi)

Era el 9 de noviembre de 1993 cuando el vicepresidente de Estados Unidos, Albert Gore, debatió con el multimillonario texano Ross Perot sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Estados Unidos y Canada.

Trescientas cincuenta cadenas afiliadas a la cadena CNN y 400 estaciones de radio lo transmitieron en directo y según los sondeos, Gore fue el claro vencedor de aquel debate en el que el vicepresidente dijo algo que bien vale la pena recordar en el contexto de la nueva administración estadounidense de Donald Trump y su relación con el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Esto dijo hace casi 24 años Al Gore sobre la importancia del TLCAN para su país:

Inglés: “This is a major choice for our country of historic proportions,” the vice president declared. “If we give in to the politics of fear and make the wrong choice, the results will be catastrophic.”

Español: “Es esta una decisión mayor de proporciones históricas para nuestro país”, declaró el vicepresidente. “Si cedemos a la política del miedo y tomamos la decisión equivocada, los resultados serán catastróficos”.

 
Al Gore equiparó entonces el TLCAN a hechos tan trascendentes en la historia de su país tales como la compra del Territorio de Luisiana a Napoleón en 1803, con uno de los ríos más caudalosos del mundo, el Mississippi, o la compra al gobierno imperial de Rusia del territorio de Alaska, el 30 de marzo de 1867, que para muchos era sólo una inmensidad desolada que no parecía tener mayor utilidad económica.

“Gore equated it to such momentous turns in American history as creation of the North Atlantic Treaty Organization, the Louisiana Purchase and the purchase of Alaska.” (Los Angeles Times 10 de noviembre de 1993)

 
Al contrario de lo dicho por Gore, Donald Trump no ha parado de cuestionar las virtudes del TLCAN, habiendo sido uno de los puntos centrales de su campaña y llegando incluso a calificarlo como “el peor acuerdo comercial jamás firmado en cualquier parte“. La retórica de Trump insiste que el TLCAN ha sido una victoria contundente para la economía mexicana y una derrota para Estados Unidos.

La realidad es que en el México del TLCAN que entró en vigor el primero de enero de 1994, la economía ha crecido un promedio de solo 2,5 por ciento anual, sin generar los empleos ni la prosperidad ofrecido por sus entusiastas impulsores y promotores como el expresidente Carlos Salinas de Gortari quien dijo que con el tratado se revertiría eventualmente la migración de mexicanos hacia Estados Unidos y presentando el tratado comercial a los mexicanos como el ingreso al primer mundo y el principio para disminuir la miseria que iba en aumento en el país.

Comunidades en diferentes regiones de la geografía mexicana se vieron forzadas a ajustarse vertiginosamente a nuevas prioridades ajenas a sus dinámicas públicas internas, que tenían ciertamente mecanismos de intervención estatal caracterizados por burocratismo y corrupción gubernamental, para darle paso a la nueva dinámica neoliberal privatizadora y su proceso de desnacionalización y desincorporación de empresas públicas, averiando una determinada estructura productiva para sustituirla por los corredores financieros trasnacionales derivados del TLCAN, comparado asombrosamente, como hemos dicho, por el demócrata Al Gore con la compra de Luisiana y Alaska.

carlitos

Si bien es cierto que aumentaron con el tratado las exportaciones mexicanas y atrajo éste una gran inversión al país, no menos cierto es que los salarios mexicanos se han estancado por más de una década, persistiendo la gran brecha entre ricos y pobres. Contradicción que está en el centro del fenómeno migratorio junto a los terribles niveles delictivos y de inseguridad prevalecientes a lo largo y ancho del territorio mexicano.

En verdadera pesadilla se convirtió para cientos de miles de familias mexicanas la pérdida de casi dos millones de puestos de trabajo en la industria agrícola debido al TLCAN que benefició a las industrias altamente subsidiadas de Estados Unidos que se dedican a cultivar alimentos como el maíz en detrimento de los agricultores mexicanos.

Al cumplirse veinte años de la entrada en vigor del TLCAN, la investigadora estadounidense Laura Carlsen publicó un artículo en el que ofrece datos del triste panorama en México:

Con la entrada de maíz subsidiado y otras materias primas al mercado mexicano, los precios pagados a los pequeños productores cayeron y los campesinos se encontraron en condiciones que los volvieron incapaces de sobrevivir. Alrededor de dos millones de ellos se vieron obligados a abandonar sus tierras desde la firma del TLCAN. Al mismo tiempo, los precios de alimentos de consumo básico se incrementaron. Un caso particular y notorio es el de la omnipresente tortilla.

Como resultado, 20 millones de mexicanos viven en pobreza alimentaria. Veinticinco por ciento de la población no tiene acceso a la canasta básica alimentaria y una quinta parte de los niños sufre de malnutrición. Los corredores industriales y transnacionales contaminaron ríos y enferman a la población en áreas rurales; las mujeres suelen sufrir los impactos más fuertes. (Laura Carlsen: A veinte años del TLCAN, todos pierden)

 
El TLCAN debe ser entendido en el contexto de la interdependencia acelerada de la economía mundial en el que los Estados nacionales quedan subordinados a los poderes fácticos de la arena financiera global. ¿Estamos en ese sentido ante un cambio de paradigma con el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca quien además de criticar al TLCAN, ha enviado al cesto de la basura iniciativas como la de el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (en inglés: Trans-Pacific Partnership, TPP) impulsado decididamente por Barack Obama?

desgarrada

“Peleamos la guerra de ellos, compramos sus productos, desmantelamos nuestra industria, compramos su política económica ¿y ahora tenemos un muro?”, afirmó el historiador Lorenzo Meyer

Es evidente que la comparación de Gore entre el TLCAN y las compras de Luisiana y Alaska en aquel debate con Perot hace 24 años, implicaba la noción de una ganancia de algún tipo de territorialidad para Estados Unidos, pero no sólo aquella de la consumación del dominio hegemónico de la llamada territorialidad financiera por parte de las corporaciones trasnacionales sobre el concepto de Estado nacional, que de garante de la soberanía, bien o mal, pasó en el caso mexicano a convertirse en entidad proveedora de mano de obra barata tanto en México como dentro de Estados Unidos, sino en el de la territorialidad física y concreta donde se encuentran recursos naturales estratégicos como el agua, alimentos, la reserva mineral y el petróleo, entre otros propios del proceso de generación energética, en el marco de una demencial pérdida de soberanía en esos sectores y sus actividades esenciales.

En enero pasado el historiador Lorenzo Meyer fue cuestionado por SinEmbargo sobre el tipo de momento que el Washington de la administración Trump encuentra a México:

¿En qué momento nos agarra Washington ahora?, se le pregunta a Lorenzo Meyer. “En el peor”, contesta. Luego acota: “en toda crisis hay una buena oportunidad”. Y “si hay un líder que recupere el nacionalismo mexicano, los sacrificios se aceptarán”.
 
Entrevista de SinEmbargo al historiador Lorenzo Meyer: Habrá sacrificios, pero Trump puede llevar a México hacia su “segunda Independencia”

 
En su libro: A la sombra de las águilas. Sonora y la transformación de la frontera durante el Porfiriato, el profesor del Colegio de Pomona, Miguel Tinker Salas realiza una minuciosa investigación en la zona de California, Arizona y Sonora, con el fin de hacernos revivir los años del Porfiriato en la frontera noroeste de México: conflictos territoriales, riquezas mineras, intereses extranjeros, élites conservadoras, bandidos inalcanzables y una frontera no muy nítida que determinó la cultura de esta región. Tinker nos recuerda en su libro editado por el Fondo de Cultura Económica, la reunion sostenida en Nogales en 1895 entre el gobernador de Sonora Rafael Izabal y el gobernador Hughes de Arizona quien dijo:

“Creo que ha llegado el momento en que el hemisferio occidental se constituya como una hermandad de repúblicas y se unan las vías férreas desde la bahía de Hudson hasta los confines de la Tierra de Fuego, así se cumplirá el destino del hemisferio occidental”.

 
¿Destino del hemisferio occidental? Sí, pero de ninguna manera en términos de equidad, sino en el contexto de la doctrina del llamado Destino Manifiesto en el que ya sea con la dupla Clinton-Gore, Bush-Cheney, Obama-Biden o Trump-Pence, se tiene la convicción de que Dios eligió a Estados Unidos para ser una potencia política y económica, una nación intrínsecamente superior al resto del mundo.

Ver también Entre Noticias: ¿Fue Trump elegido para una nueva ‘misión divina’ contra México?

Entre Noticias/Contextos


Coach Sneakers Louis Vuitton Sac Occasion France Outlet Peuterey Puglia Piumino Woolrich Air Jordan Junior Pas Cher Stivali UGG Rossi Air Max Tn Shox Pas Cher Doudoune Moncler Nantes Femme Capuche Lavaggio Piumini Moncler Outlet Gucci Incisa Borsa Gucci Nuova Coach Outlet Jackson Nj Chaussures Christian Louboutin Prix Kit Entretien Bottes Ugg