#VIDEO “¡No se olviden de Siria!” decía tirador tras asesinar a Andrey Karlov, embajador ruso en Turquía

Un fotógrafo del diario Hürriyet, Hasim Kiliç, que se hallaba en la sala, explicó a su diario que el atacante se hizo pasar por un guardia encargado de proteger al propio embajador, o al menos daba la impresión de serlo.

embajador ruso - thumb

Ek tiradir fue Identificado como Mevlüt Mert Altintas, graduado de la escuela de policía de Esmirna (oeste del país).

El embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, ha muerto este lunes tras resultar alcanzado por varios disparos, según ha confirmado la Cancillería rusa. El agresor ha gritado que era una venganza por Alepo antes de ser abatido por los agentes de seguridad.

El embajador había acudido a la inauguración de una exposición en un Centro de Arte en la capital turca, Ankara.

El diplomático estaba dando un discurso en el momento en el que se ha producido el asalto, en el que han resultado heridas al menos otras tres personas.

El atacante ha sido un agente de policía de 22 años de edad, informó el alcalde de Ankara, Melih Gokcek. El sospechoso, que ha sido abatido por agentes turcos tras el atentado, nació en 1994 en la ciudad de Soke, en la provincia de Aydin, en la parte occidental del país.

Identificado como Mevlüt Mert Altintas, se graduó de la escuela de policía de Esmirna (oeste del país) en 2014, agregó el diario Yeni Safak, cercano al Gobierno islamista de Turquía.

El ministro de Interior de Turquía, Süleyman Soylu, también ha confirmado que el hombre que asesinó al embajador es un policía que formaba parte de las fuerzas antidisturbios.

El ministro de Interior de Turquía, Süleyman Soylu, también ha confirmado que el hombre que asesinó al embajador es un policía que formaba parte de las fuerzas antidisturbios.

Nacido en 1994 en Söke, una ciudad en el oeste de Turquía, el asaltante se llamaba Mevlüt Mert Altintas y llevaba dos años y medio en las fuerzas antidisturbios, confirmó Soylu.

Venganza por Alepo

“¡No se olviden de Alepo, no se olviden de Siria. A menos que nosotros estemos todos seguros, ustedes tampoco sentirán seguridad. ¡Vuelvan, vuelvan! Todos aquellos que compartan esta opresión y tortura pagarán por ello”, exclamó el hombre tras disparar varias veces contra el diplomático ruso.

“Solo la muerte me llevará de aquí”, concluyó el hombre en turco, después de gritar varias veces “Alahu Akbar” (Dios es Grande, en árabe), así como otras frases en árabe, antes de ser abatido.

El asesino del diplomático había accedido al Centro de Arte Contemporáneo de la municipalidad de Cankaya, en Ankara, vestido como un miembro del equipo de escoltas, con un traje oscuro, camisa blanca y corbata negra, ha explicado la cadena de televisión turca NTV.

La portavoz del ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, ha informado en un primer momento que el embajador había sido ingresado como consecuencia de los disparos en un centro hospitalario cercano, aunque no precisó si el diplomático estaba aún con vida en el momento de su traslado o ya había fallecido.

“En Ankara un desconocido abrió fuego de manera indiscriminada. Como resultado, fue herido el embajador ruso en Turquía. Ha sido ingresado en un hospital local”, es lo último que ha explicado Zajárova a medios locales, antes de confirmarse la muerte del embajador.

El único tirador

Varios testigos han coincidido en señalar que el atacante actuaba solo y que sabía que no iba a salir vivo del edificio.

“Llevaba un traje negro con camisa blanca, y estaba solo. No creo que hubiera nadie más. Sí, lo hizo solo”, dijo a la cadena CNNTürk una mujer que se hallaba en la sala de exposiciones en el momento del atentado en el que ha muerto el diplomático ruso.

Lo misma descripción la hizo a la cadena NTV Bahar Bakir, una periodista que cubría el acto en el que Karlov pronunciaba un breve discurso para presentar una exposición fotográfica sobre Rusia, llamada “De Kaliningrad a Kamchatka”.

Bakir confirmó que el atacante se hallaba detrás del embajador y le disparó por la espalda, tal y como muestra un vídeo difundido en los medios sociales.

“Allí (el atacante) actuaba solo. Luego si tenía algún cómplice fuera ya no lo sé”, dijo la joven.

Ambas testigos confirmaron que después de disparar a Karlov, el asaltante empezó a gritar en turco relacionando el ataque con la situación en Siria y Alepo.

“Dijo que sabía que no iba a salir vivo de aquí y que no nos iba a hacer nada, que saliéramos. Luego volvió a disparar al embajador”, dijo la testigo citada en CNNTürk.

 

“No sé qué nacionalidad tenía pero hablaba turco”, agregó.

 

Un fotógrafo del diario Hürriyet, Hasim Kiliç, que se hallaba en la sala, explicó a su diario que el atacante se hizo pasar por un guardia encargado de proteger al propio embajador, o al menos daba la impresión de serlo.

“Normalmente, el embajador ruso no tiene protección policial, vino sin escolta, sólo con un asistente y un traductor”, dijo Kiliç.

 

A continuación el video de aquellos momentos de tensión y tragedia:

Advertencia: las imágenes pueden herir su sensibilidad.

Entre Noticias/Agencias

 

Sin comentarios

Responder