No es broma: ONU elige a Arabia Saudí como miembro de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer

“Elegir a Arabia Saudita para proteger los derechos de las mujeres es como hacer a un pirómano jefe de bomberos de la ciudad”, ha afirmado el director ejecutivo de UN Watch, Hillel Neuer, que ha tildado de “absurda” la decisión de la organización internacional.

mujeres

Las mujeres en Arabia Saudí requieren el permiso de un tutor del sexo masculino antes de someterse a ciertas intervenciones quirúrgicas, aceptar un empleo remunerado o matricularse en la universidad.

El Consejo Económico y Social de la ONU eligió el pasado 19 de abril a Arabia Saudí como miembro secundario de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer para un período de cuatro años a partir de 2018 a pesar de que el país del golfo Pérsico tiene uno de los peores registros mundiales en relación al trato de las mujeres.

En este sentido, la elección de la ONU ha provocado la quejas airadas de UN Watch, un grupo de derechos humanos con sede en Ginebra (Suiza), que condenó la decisión de la organización de incluir a Arabia Saudita en una Comisión “exclusivamente dedicada a promover la igualdad de género”.

“¿Por qué la ONU eligió a la principal promotora mundial de la desigualdad de género para sentarse en su comisión de igualdad de género?”, cuestionó el domingo Hillel Neuer, director ejecutivo de la organización no gubernamental (ONG) UN Watch, a través de un comunicado.

Además de calificar este día como un “día negro para derechos de mujer”, Neuer dijo que elección del reino árabe como un país promotor de defender los derechos de la mujer es como elegir a un “incendiario” para ser “el jefe de bomberos de la ciudad”.

Estamos hablando de un país donde las mujeres deben contar siempre en sus movimientos fuera de casa con un “mahram”, un guardián varón que muchas veces es el marido o tiene algún grado de parentesco. La tradición religiosa se fundamenta en el principio de que la libertad de movimiento hace a las mujeres “vulnerables al pecado“. La norma es estricta, y también se aplica a las salidas de casa para las compras o la visita al médico.

La monarquía saudí ha permitido recientemente a las mujeres votar y ser votadas en los consejos municipales, pero solo si cuentan con el permiso de sus maridos y son conducidas por estos a los lugares de votación. La doctrina religiosa wahabí -la más radical del islam- prohíbe a la mujer conducir el vehículo por los riesgos de relacionarse con varones en caso de avería. De igual manera, para desplazarse fuera de la ciudad donde reside debe contar con una autorización expresa de su marido o tutor legal.

Larga es la lista de cosas que las mujeres de Arabia Saudí no pueden hacer o desempeñar únicamente con el permiso o bajo la supervisión de los hombres, tales como abrir una cuenta bancaria.

Las mujeres deben limitar al máximo su conversación con un varón que no sea de su parentela. Todos los edificios públicos tienen entradas diferenciadas para hombres y mujeres.

En las raras ocasiones en que atletas femeninos saudíes han acudido a competiciones internacionales, lo han hecho acompañadas de guardianes masculinos y con ropa deportiva que les cubría todo el cuerpo y el pelo. Requieren además el permiso de un tutor del sexo masculino antes de someterse a ciertas intervenciones quirúrgicas, aceptar un empleo remunerado o matricularse en la universidad.

Es de resaltar que no es la única vez que la ONU delega una responsabilidad de este tipo a Arabia Saudí, ya en 2015 la nación fue elegida para vigilar la no violación a los derechos de la mujer, asunto que desató en su momento las criticas mundiales debido a que es en este país donde más se violan los derechos de la mujer y de la sociedad en general. El gobierno islámico no permite a las mujeres conducir y están obligadas a tener un tutor masculino, sin embargo pese a ello, recibe el nombramiento por parte de la ONU e incluso reconocida por ONU Mujeres como una organización “que promueve la equidad de género”, situando el nombramiento de Arabia Saudí como una evidente contradicción con las metas que dicen perseguir.

 

Entre Noticias/Agencias

 

Sin comentarios

Responder