Sismo en México, tragedia y el fantasma del 85

Según diferentes reportes, uno de los municipios más afectados fue Juchitán, en Oaxaca, donde según su alcaldesa, Gloria Sánchez, fallecieron 36 personas.

Una de las imágenes que más han impactado a los mexicanos es la que capta los vaivenes de su monumento más entrañable, el Ángel de la Independencia, ubicado en la avenida más importante del país, el Paseo de la Reforma y con profundo valor simbólico.

El sismo se sintió en prácticamente todo el país y de forma especialmente fuerte en la Ciudad de México. Ocurrió a 33 kilómetros de profundidad a las 04.49 GMT (23:49 hora del centro de México) y el epicentro se ubicó 119 kilómetros al sur-suroeste de Tres Picos (México), según confirmó el Servicio Geológico de Estados Unidos. Se trata del terremoto más potente registrado en México en casi 100 años, de magnitud 8,2 en la escala Richter.

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico (PTWC) activó una alerta para México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador, países en los que también se sintió el terremoto.

Según diferentes reportes, uno de los municipios más afectados fue Juchitán, en Oaxaca, donde según su alcaldesa, Gloria Sánchez, fallecieron 36 personas. Así se lo confirmó a una cadena local de televisión informando también que estaban tratando de rescatar a un policía que quedó atrapado bajo los escombros del palacio municipal (sede del gobierno local), que resultó parcialmente derruido.

Diferentes habitantes de la Ciudad de México han repetido en conversaciones una y otra vez que el sismo “se sintió muy duro”. En el momento de la sacudida muchos abandonaron los edificios para concentrarse en las calles, temerosos de regresar a sus casas por aquello de las habituales réplicas.

Una de las imágenes que más han impactado a los mexicanos es la que capta los vaivenes de su monumento más entrañable, el Ángel de la Independencia, ubicado en la avenida más importante del país, el Paseo de la Reforma y con profundo valor simbólico.

La cifra de fallecidos por el terremoto registrado la noche del jueves en México, aumentó la tarde del viernes a 61 personas fallecidas, según informaron las autoridades locales: “45 fallecidos en el sureño estado de Oaxaca, cuatro en Tabasco y otros 12 en el vecino estado de Chiapas”, informó en Twitter el titular de Protección Civil federal, Luis Felipe Puente.

De visita en Juchitán, Oxaca, una de las zonas más afectados, el presidente Enrique Peña Nieto declaró duelo nacional y se comprometió a restablecer el abasto de agua y de alimentos para la zona del Istmo de Oaxaca, así como a reforzar la seguridad con el envío de más policías federales para evitar actos de rapiña.

“Ante este muy lamentable hecho he decidido decretar que el día de hoy se declare luto nacional ante el fallecimiento y las víctimas que ha dejado esta muy lamentable tragedia, este sismo de esta magnitud”, dijo el mandatario.

 
En el contexto de su visita pastoral a Colombia, el papa Francisco expresó su solidaridad con el pueblo mexicano.

Señaló también que sigue de cerca el desarrollo del huracán Irma que está golpeando el Caribe, dejando a su paso cuantiosas víctimas e ingentes daños materiales, como también está provocando miles de desplazados. “Los llevo en mi corazón y rezo por ustedes”, añadió.

“En este momento deseo manifestar mi cercanía espiritual a todos los que sufren las consecuencias del terremoto que ha azotado a México la noche pasada, provocando muertos y cuantioso daños materiales”, dijo el pontífice.

En la psique colectiva de los mexicanos, está sin duda la memoria de lo ocurrido la mañana del jueves 19 de septiembre de 1985 cuando la Ciudad de México fue golpeada por un terremoto devastador de 8.1 grados que derrumbó cientos de edificios y se llevó la vida de más de 9 mil personas, incluidos quienes murieron en hospitales los días posteriores y hasta el 5 de noviembre, de ese año por causas asociadas con las heridas sufridas durante los terremotos.

No sorprende que en la Ciudad de México, donde viven cerca de 20 millones de personas, flotara el jueves ese espectro del 85 provocando pánico, aún en los millones que no vivieron los efectos de aquel sismo trágico que despertó sentimientos de gran solidaridad entre los habitantes de la capital mexicana.

Las redes sociales no dejaron de brindar testimonio de lo vivido por los habitantes de la ciudad de México y sobre todo de la región del Istmo de Tehuantepec que comprende los estados de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, donde el material gráfico no deja duda de la magnitud de la tragedia.

A continuación algunos de los videos más impactantes que circularon minutos después del fenómeno natural:

 

Entre Noticias/Redes

¿Tienes alguna opinión?. Escríbela a continuación, siempre estamos atentos a tus comentarios.

Sin comentarios

Responder